¿Sirve el aceite de coche para moto?

¿Alguna vez te has planteado poner aceite de coche en tu moto? ¿Servirá? ¿Funcionará bien nuestra moto después? Te lo contamos. Motocicleta

Es posible que te encuentres entre esos ciudadanos que, poco a poco, han visto que el coche en las grandes ciudades no deja de acumular dificultades para su uso, mientras que las motos ganan espacio, nunca mejor dicho, dentro del complicado tráfico de estas ciudades. Si es así, quizá te hayas hecho en alguna ocasión esta pregunta, en particular, si del coche que dejaste tenías aún alguna garrafa de aceite con ese litro de sobra que no llegaste a usar. 

Vamos a tratar de que encuentres la respuesta en los siguientes párrafos, y para ello, no vamos a quedarnos en darte un consejo u otro, sino que vamos a tratar de exponer las diferencias entre los motores de los diferentes vehículos, para darte una respuesta basada en el funcionamiento y el diseño de estos motores.

Diferencias entre el motor de un coche y de una moto

No hay más que mirar a simple vista para ver que es obvio que los motores de un coche o de una moto tienen poco que ver entre sí, al menos, en tamaño. Sin embargo, comparten funcionamientos y elementos, que, al mismo tiempo, se convierten en su principal diferencia. 

Uno de los elementos principales de un motor, independientemente de que se trate de un coche o de una moto, es la transmisión, y asociado a la misma, el embrague. Así, mientras que en el motor de un coche el aceite hace su cometido justo ahí, en el motor, sin compartirlo con ningún otro elemento, en las motos el aceite se comparte con elementos como el cambio de marchas y el embrague. De esta manera, el aceite destinado a las motos no tiene los componentes antifricción que se encuentran en los aceites para coche, ya que al ser compartido con el embrague, podrían ocasionar patinazos entre los discos del mismo, impidiendo por tanto una transmisión correcta y un cambio de marchas adecuado. 

Si hablamos de las revoluciones a las que trabaja correctamente cada motor, veremos otra diferencia importante. Mientras que la mayoría de los motores de los coches pueden llegar a alcanzar un máximo de 7.000 revoluciones por minuto (rpm en adelante), ese máximo cuando hablamos de una moto puede subir hasta las 18.000 rpm. Esta velocidad mayor de funcionamiento se traduce en una necesidad mayor de lubricación al tiempo que explica también que el aditivo antifricción de un motor de coche podría ocasionar de nuevo un funcionamiento incorrecto. 

Asimismo, esta velocidad mucho más elevada explica también que la temperatura de funcionamiento del aceite sea mucho más alta en un motor de una moto que en el motor de un coche, por lo que el aceite se complementa con unos aditivos que impiden la oxidación prematura del mismo. El aceite de un coche, diseñado para trabajar a una temperatura más baja, es incapaz de proteger el motor de la misma manera que los aditivos con los que se complementan los aceites de motor. 

Y hablando de temperatura, es necesario hacer una parada en los sistemas de refrigeración de cada motor. Si bien en los motores de coche los sistemas de refrigeración del motor mediante aire han dejado de ser comunes, en los motores de las motos aún es muy frecuente encontrar este tipo de sistema de refrigeración. En ocasiones, cuando se considera que no va a ser suficiente, el sistema de refrigeración del motor se complementa con un aditivo que se añade al aceite. De esta manera, se logra la seguridad de que la temperatura del motor no va a alcanzar niveles peligrosos. 

Por último, existe una limitación que viene dada por el tamaño mismo de los motores de cada uno de los vehículos; no portan el mismo cárter un coche que una moto, existiendo alguna que no llega ni siquiera al litro de capacidad de aceite. Esto se convierte asimismo en una trampa; parece que sobra este poco de la garrafa, y total, pone 10W40 igual, así que allá va. La respuesta a esta idea es que mejor, no. 

Ahora, por todo lo que hemos visto antes, ya podemos contestar a la pregunta con la que abríamos el post: el aceite de coche no debe ser usado en una moto. Es más, al igual que al asegurar nuestra moto procedimos a comparar los seguros de moto hasta encontrar el mejor, debemos comparar qué marca nos ofrece el mejor aceite, basándonos, como sabemos ahora, en los aditivos que cada uno pueda incorporar, al objeto de cuidar lo mejor posible del motor de nuestra moto.

He medido el aceite de la moto, y sale prácticamente seco. ¿Qué puedo hacer?

Si por el motivo que fuese se llega a este punto, en el que tras medir el aceite nos encontramos con que la varilla sale seca, debemos pensar que estamos en la obligación de usar esa garrafa, con el motivo exclusivo de no acabar con el motor en ese uso mínimo que se le va a dar. No es cuestión aquí de ponerse a evaluar cómo se ha llegado a ese punto, pero desde luego nuestra recomendación es que si añadimos esta situación como excepción a la norma, después debe llevarse la moto al taller, para un cambio de aceite y filtros, sin dejar que pase tiempo. 

El motor de la moto no va a quedar dañado de por vida porque usemos de esa forma tan excepcional el aceite que nos sobró del coche; sin embargo, una vez superada la crisis que nos ha llevado a usar la moto, y a necesitar reponer el aceite con el aceite sobrante de un coche, es necesario acudir al taller que tengamos concertado con nuestro seguro de moto, y proceder al cambio de aceite y filtros, para mantener el cuidado del motor.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS