La batería del coche es un elemento fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro coche. Y eso que no le no solemos prestar atención hasta que nos falla y entonces entramos en pánico.

La batería es crucial tanto para arrancar el motor como para mantener los sistemas eléctricos en funcionamiento. En esta época con temperaturas especialmente frías es necesario revisarla al igual que los demás elementos principales del coche, pero sobre todo para no llevarnos la sorpresa de que un día vayamos a arrancar el coche y nos encontremos con que la batería esté descargada.

Normalmente, el principal motivo por el que un coche no arranca suele ser porque la batería está descargada o defectuosa. Si estamos ante el segundo caso, lo más recomendable es cambiarla por una nueva rápidamente.

Pero existen otros motivos más desconocidos que pueden provocar que nuestro coche no arranque y que te conviene conocer.

Motivos por los que no arranca tu coche

Tal y como hemos expuesto, que nos falle la batería y sea necesario cambiarla, es uno de los motivos por los que puede que nuestro coche no arranque, pero existen otros sistemas en el motor que son capaces de impedir el arranque normal del vehículo.

Uno de estos fallos puede provenir del motor de arranque. Esta pieza es fundamental para que correcto funcionamiento del coche y por mucha batería que tengamos no habrá nada que mueva al vehículo cuando demos al contacto.

¿Pero cómo podemos reconocer este fallo? Pues sabremos que el motor de arranque está fallando porque se escucha un sonido característico que viene producido por los intentos fallidos. Si ves que después de unos segundos, estos sonidos persisten, no conviene que fuerces el motor ya que podría ocasionar peores consecuencias. Si tienes que cambiar esta pieza, y dependiendo del modelo del coche que tengas, no tiene por qué ser excesivamente caro.

Otro de los elementos que pueden hacer que falle el arranque del motor e impedir su correcto funcionamiento es el interruptor de encendido. Para saber que este fallo es el causante de que el motor falle, simplemente hay que introducir la llave en el contacto y girarla. A continuación, observa las luces de advertencia del panel de instrumentos, si no se encienden, es muy posible que sea el fallo sea este. Si no se tratase de eso, seguramente sea un fallo eléctrico de alguna parte del circuito y será más barato que si tienes que reparar que el motor de arranque.

También puede ocurrir que el coche no arranque en frío. Esto puede ser por varios motivos y puede que no se deba a un fallo eléctrico o que al menos esta no sea la única causa. Si nuestro coche es diésel, puede ser que esté fallando algún sensor o que esté en los calentadores.

Otro motivo por el que no arranque el coche puede ser por el aceite. Puede ocurrir que su estado no sea el correcto, que falte este líquido o de que no esté en los parámetros adecuados para las condiciones climáticas a las que esté sometido el coche en determinados momentos. Por este motivo, los aceites de motor suelen tener indicaciones sobre los rangos en que la temperatura funciona de manera óptima. Y si le hemos puesto un aceite incorrecto al motor debemos cambiarlo lo antes posible.

Otra causa por las que el motor no arranque en frío, puede ser por un fallo en las bujías, ya sean las de precalentamiento, que llevan los coches diésel, o de unas normales si es un coche de gasolina.

Pero si, aun así, no sabes identificar la causa de que el coche no arranque, lo mejor es que tengas un buen seguro de coche y llames a la grúa  para que lo revisen y si es necesario lo trasladen hasta un taller especializado.