Si eres propietario de un vehículo debes saber que tienes la obligación legal de contratar y mantener en vigor un seguro que al menos cubra la responsabilidad civil del conductor. Este es el que comúnmente conocemos todos como el seguro a terceros.

El motivo fundamental es que, aunque seamos grandes, nos puede suceder cualquier tipo de improviso y hay que asegurarse de que habrá dinero para compensar a las victimas en caso de accidente, ya sea un golpe leve de chapa o uno más graves donde resulten personas implicadas.

Pues bien, todos los vehículos han de disponer de un seguro, sin embargo, son pocos los conductores que comparan y hacen cálculos sobre el precio del seguro de coche. Es importante contrastar tanto las coberturas y como el coste que ofrecen las distintas compañías aseguradoras antes de decantarse por una u otra, ya que pueden varíar en función de cada conductor.

Las características del usuario suelen afectar al precio del seguro de coche, como pueden ser: la antigüedad del carné de conducir, tipo de vehículo, cilindrada, los puntos, la edad del conductor, su lugar de residencia, antigüedad en el seguro, etc.

Mientras que los aspectos del vehículo que condicionan el precio del seguro de coche son: el año de matriculación del vehículo, potencia, lugar de estacionamiento nocturno, riesgo de hurto del vehículo, particularidades extras, etc.

El crecimiento del sector automovilístico lleva consigo un aumento en la contratación de seguros de coche en España.

¿Qué tipo de póliza preferimos los españoles?

La UNESPA, Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, en su último informe, ha manifestado que el seguro de coche que más se contrata en España es el básico obligatorio, o sea, aquel que cubre lo que se denomina responsabilidad civil obligatoria.

Pero, ¿sabes que incluye el seguro obligatorio?

Esta póliza incluye única y exclusivamente la responsabilidad del conductor frente a terceros, es decir cubre los daños materiales o personales que provoques a otras personas o vehículos. En ningún caso, cubrirá daños materiales o personales que sufra el propio conductor, pero sí protege a quienes le acompañen en el coche en el momento del siniestro.

Tener contratada la póliza obligatoria es una garantía de tranquilidad, ya que quedas cubierto ante las posibles indemnizaciones que pueda ocasionar un golpe en el que seas el culpable. En este caso, la compañía aseguradora se haría cargo de los costes del siniestro en cuanto a la indemnización a los terceros implicados en el accidente.

Has de saber que este tipo de seguro tiene ciertas limitaciones ya que las indemnizaciones a terceros por daños personales o materiales no son ilimitadas. Estas tienen ciertas restricciones que no son impuestas ni por la compañía aseguradora ni por el tomador del seguro, sino que van reguladas por ley.

Los límites del seguro obligatorio de coche son:

  • La cuantía máxima a la que la aseguradora con la que tengas contratado el seguro debe hacer frente en caso de que se trate de una indemnización por daños personales asciende a 70 millones de euros. Ya sea una sola víctima o varias las personas afectadas, e independientemente de la relación de parentesco entre el asegurado y el damnificado.
  • Si se trata una compensación por los daños materiales, la poliza obligatoria cubrirá indemnizaciones de un máximo de 15 millones de euros. En esta ocasión si será tenido en cuenta que no exista hasta un tercer grado de consanguinidad entre el asegurado y el conductor del vehículo no culpable.

Al seguro obligatorio de coche se le pueden añadir otra serie de coberturas y garantías que harán mucho más completo tu seguro de coche para que puedas estar cubierto ante cualquier situación.

¿Sabes si pagas lo justo por tu seguro de vehículo?

Si tienes dudas, calcula el seguro de coche aquí.