Ya hay marcas que comienzan a comercializar las primeras versiones y, aunque todavía hay cabos sueltos por pulir, está claro que los coches de conducción autónoma van a ser los reyes de la carretera en muy pocos años.

Mientras tanto, hay defensores y detractores. ¿Podrá el Internet de las Cosas superar a la inteligencia humana? ¿Se evitarán los accidentes de tráfico o puede que haya más? Los pros y contras que más se debaten en la sociedad son:

VENTAJAS

  • Además de la conducción autónoma, que solo necesitará de la atención del conductor, este tipo de coches ya estarán fabricados de tal forma que se contamine lo menos posible. Híbridos, eléctricos…
  • La probabilidad de cometer un error disminuirá notablemente ya que el coche podrá anticipar determinados acontecimientos. Por ejemplo, un choque frontal.
  • Los atascos disminuirán ya que los automóviles detectarán vías alternativas a las habituales en caso de accidentes o algunas situaciones adversas.
  • Serán eficientes, ayudarán a disminuir la polución. Un gran problema actual, sobre todo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona. El índice de calidad del aire mejorará notablemente.
  • Personas con problemas físicos podrán ser más independientes a la hora de desplazarse.

INCONVENIENTES

  • ¿Necesitaremos un carné de conducir especial?
  • Las distracciones al volante aumentarán… ¿Perderemos facultades?
  • Sensores para detectar peatones. Ya ha habido atropellos mortales en EEUU en los últimos meses. Debemos concienciarnos de que serán coches que nos ayudarán, pero no harán el 100% del trabajo, siempre se necesita la atención humana, pero, ¿no será difícil captarla? Aquí está el debate.

Lo que, sin duda alguna, no podemos obviar es contratar un seguro de coche que nos proteja sea como sea el vehículo que conducimos. Si estás pensando en cambiar de compañía o contratar uno nuevo, ¿has valorado nuestros descuentos? Puedes calcular tu cuota con unos sencillos pasos pinchando aquí.