Diabetes y el seguro médico

La diabetes es una enfermedad que aqueja a una gran parte de la población. Tener un seguro médico privado siempre es una ventaja, pero ¿qué beneficios te aporta para tu dolencia? Enfermedades

Calcula tu seguro de salud

La diabetes mellitus, conocida simplemente como diabetes, es una de las grandes preocupaciones de la sociedad a nivel mundial. Se estima que, a día de hoy, ocho de cada cien personas la padecen en España, afectando mucho más a hombres que a mujeres. 

Se trata de una enfermedad crónica que puede aparecer en cualquier momento de la vida. Se da cuando los niveles de azúcar en sangre son demasiado altos y el páncreas no segrega suficiente insulina. La glucosa viene directamente de los alimentos y es la insulina, una hormona producida por el páncreas, la encargada de metabolizar el azúcar y transmitirla al organismo en forma de energía. 

Por tanto, a grandes rasgos, la diabetes se da cuando se produce poca o ninguna insulina, ya que no se consigue llevar la glucosa a las células del cuerpo y, por tanto, este no recibe la energía de los alimentos.

Tipos de diabetes

Los tipos de diabetes más frecuentes que se solemos encontrar son: 

  • Diabetes tipo 1: el organismo no produce nada de insulina y el enfermo deberá inyectarse insulina o disponer de una bomba de insulina externa para poder vivir con normalidad todos los días de su vida. 
  • Diabetes tipo 2: es la más común, puede darse a cualquier edad y se da cuando o bien el organismo no produce insulina o bien no la procesa de forma adecuada. 
  • Diabetes gestacional: muy común en las mujeres durante los meses de embarazo. Lo más normal es que una vez se haya dado a luz, la diabetes desaparezca. 
  • Otros: aquella diabetes relacionada con otras patologías como la fibrosis quística o la diabetes monogénica

Los dos primeros tipos pueden aparecer a cualquier edad y, desde ese momento, habrá que llevar a cabo revisiones médicas periódicas y seguimientos para el control de la enfermedad. Los controles médicos pasarán a formar parte de la vida de una persona con diabetes, ya que tendrá que realizarse más que una persona sin patologías de este tipo. Además, la diabetes puede ser síntoma de otra patología o ser la enfermedad principal, pudiendo variar y cambiar a lo largo de su existencia. Además, la alimentación juega un papel fundamental en la diabetes así que todas estas son razones suficientes para pensar que disponer de un seguro de salud es fundamental en casos de este tipo para beneficiarse de todas sus ventajas.

Ventajas de tener un seguro de salud si tienes diabetes

Antiguamente, muchos seguros de salud no se hacían cargo de cubrir enfermedades crónicas como la diabetes. Sin embargo, hoy en día, conscientes de la gran demanda por parte de los solicitantes y gracias, en parte, al gran esfuerzo de la Federación Española de Diabetes (FEDE), con el fin de que las compañías aseguradoras ofrezcan coberturas relacionadas con este tipo de dolencias, ya hay pólizas de salud, en determinadas compañías, que sí se preocupan por la diabetes. 

Además de las continuas visitas al endocrino y la realización constante de analíticas de sangre, sobre todo al principio, una persona con diabetes puede necesitar la revisión de otros especialistas médicos como oftalmólogos, podólogos o nutricionistas. Lo más recomendable en estos casos es realizar una comparativa de seguros de salud  entre todas las compañías de seguros del mercado y decantarse por la que más coberturas ofrezca en relación a esta dolencia, así como a aquellas posibles enfermedades o patologías secundarias que esta pueda desencadenar. Quizás, una póliza de salud de las más básicas no sea suficiente para cubrir las necesidades de un enfermo de diabetes, por lo que es recomendable contactar con el servicio de atención de cada compañía o decidirse por una correduría de seguros como El Corte Inglés Seguros, donde nuestros expertos en seguros estarán encantados de atenderte de forma personalizada, online o en cualquiera de nuestras oficinas.

Síntomas iniciales de la diabetes

Como comentábamos al principio, la diabetes (sobre todo la de tipo 2) puede aparecer en cualquier momento de nuestra vida, por lo que debemos prestar especial atención si notamos de forma continuada en el tiempo síntomas como: 

  • Exceso de sed. Este es uno de los síntomas más comunes. 
  • Aumento de la necesidad de orinar durante todo el día, así como infecciones frecuentes en el sistema urinario. 
  • Sensación de hambre, en ocasiones incluso al acabar de comer. 
  • Cansancio o fatiga poco adaptativa. 
  • Pérdida de peso sin motivo aparente. 
  • Problemas relacionados con la visión. La vista borrosa es un síntoma habitual de diabetes. 
  • Sensación de hormigueo en manos y pies. 

Normalmente, aparece más de un síntoma a la vez. Si consideras que conviven en el tiempo, no debes tardar en acudir a tu médico de cabecera para hacerte una revisión. La diabetes se localiza de forma rápida. Así, se podrá empezar con el tratamiento cuanto antes. No es una enfermedad para tomarse a la ligera, ya que si no se controla puede llegar a ser una patología bastante seria.

Tratamiento de la diabetes

La diabetes es una enfermedad que se trata casi de forma personalizada según qué paciente. Cada persona puede necesitar una dosis concreta de insulina o una dieta determinada. No es una enfermedad en la que se pueda tratar a todo el mundo por igual, ya que cada cuerpo es un mundo y los síntomas tampoco son los mismos para todos los enfermos. 

Algunos de los tratamientos más comunes son: 

  • Inyecciones de insulina de forma manual o a través de otros aparatos más sofisticados como puede ser una bomba de insulina. Cada paciente tendrá que administrar una carga determinada de insulina dependiendo de las características de su enfermedad. 
  • Ingesta de medicamentos antidiabéticos orales. Siempre bajo prescripción médica y, en muchos casos, para toda la vida. 
  • Prestar especial atención a la alimentación. Este es uno de los puntos más importantes y el paciente deberá mejorar sus hábitos alimenticios desde el primer día para notar mejoría y cuidar al máximo su páncreas. Existen determinados alimentos que favorecen el control de la diabetes como las frutas y verduras, las carnes blancas con poca grasa o las legumbres. 
  • Caminar es una de las mejores recomendaciones para la diabetes y para cualquier enfermedad. ¿Ya conoces el seguro de vida que te paga por andar?

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS