¿Lumbalgia? Así te puede ayudar un seguro médico

Si sufres de la molesta lumbalgia y tienes un seguro de salud, podrías estar mucho mejor. Descubre los detalles. Enfermedades

Calcula tu seguro de salud

Tener acceso rápido a la mejor atención médica tiene más peso cada día en la sociedad tanto en personas de edad avanzada como en los más jóvenes. Sabemos que mantener un correcto estilo de vida nos garantizará cumplir años con una mayor calidad y esto solo se consigue dejándonos asesorar por los mejores especialistas.

El caso del lumbago es un problema muy común que generalmente denominamos dolor de espalda, aunque afecta principalmente al área inferior de esta. Se debe tener en cuenta que se trata de un síntoma que responde a diversas dolencias y su causa puede residir en muchos factores.

Lo más habitual es que derive de pequeñas lesiones acumuladas, distensiones, un golpe, ciática, contracturas en esa parte de la musculatura o, incluso, esguinces, aunque también puede deberse a enfermedades más graves como hernias, artritis o incluso apendicitis entre otros.

Factores como el tabaco, el uso de tacones, la mala oclusión dental, un entrenamiento excesivo o mal realizado, el sobrepeso, el estrés, el frío o un mal descanso son también claros desencadenantes de esta dolencia. En las mujeres puede deberse a temas relacionados con el aparato reproductor y los ciclos menstruales.

Siendo un dolor tan común, contar con un buen seguro de salud siempre ayudará a la pronta recuperación y detección de sus causas para así poder volver a la rutina lo antes posible.

¿Qué tratamientos son los más eficaces para la lumbalgia?

Lo más recomendable cuando se tiene dolor es no forzar, evitando ejercicios intensos y tratando de guardar reposo relativo. Esto no significa que no se haga nada, dado que puede ser contraproducente, pero sí hay que poner mucho más cuidado en los movimientos que realizamos

Auto diagnosticarse erróneamente impide la curación o puede empeorar la dolencia. Si tienes algún síntoma debes consultar con un especialista

Acudir a un especialista en masajes para aliviar la zona si se trata de un problema muscular, tomar alguna medicación, aplicar calor o frío en función de la causa del dolor o considerar una intervención si fuera preciso, pueden ser soluciones -aunque la correcta debe determinarla un médico dado que, como veíamos, la lumbalgia no solo responde a una causa y se debe saber qué origina el dolor para resolverlo de la forma adecuada.

Especialidades médicas incluidas en tu seguro que pueden ser de ayuda

Para poder contar con las coberturas completas, como sucede con prácticamente cualquier patología, debemos contar con el seguro previamente a padecerla. Si contratas un nuevo seguro de salud y en ese momento ya sufres lumbalgia, se considerará una preexistencia y no estará cubierta. Por eso, antes de contratar un seguro de salud debemos considerar sus condiciones a largo plazo.

Ahora bien, si no se trata de una preexistencia, son muchas las ventajas que puede poner a nuestra disposición tener un seguro de salud completo, siempre que estén contempladas en el contrato y que se trate de patologías incluidas.

Servicio de urgencias

Si tenemos un dolor agudo y necesitemos atención inmediata, el seguro de salud pone a nuestra disposición el servicio de urgencias y su rápida conexión con médicos especialistas.

Especialistas

A diferencia de las personas que no tienen seguro médico, con las pólizas de salud completas puedes solicitar visitar a un especialista en concreto como un traumatólogo, sin largas esperas ni constantes intermediaciones, agilizando así el diagnóstico y la recuperación.

Sesiones de fisioterapia

Muchas aseguradoras ponen a disposición de los pacientes un número de sesiones anuales incluidas en su seguro de salud por lo que no tendrán que abonarlas aparte.

Hospitalización y cirugías

En los casos más graves que puedan requerir cirugía, existen modalidades de seguro de salud que incluyen tanto la hospitalización como la cirugía en un hospital privado, siendo el proceso más ágil y resultando muy cómodo para el paciente.

Rehabilitación

Tras la cirugía, en caso de ser necesaria, el asegurado contará con todos los servicios necesarios para su recuperación como puede ser la rehabilitación de calidad con las últimas tecnologías al servicio de la salud.

Síntomas de lumbago

Existen una serie de síntomas para distinguir el lumbago. Lo primero es ubicar el dolor en la espalda, normalmente en la parte baja, que puede irradiarse hacia los muslos, las ingles, las caderas, los glúteos o confundirse con un dolor de riñones en función de cuál sea su causa. Según su gravedad puede llegar a inmovilizar a quien lo padece e impedir que pueda realizar sus tareas diarias obligándole incluso a precisar una baja laboral.

¿Cuánto suele durar la lumbalgia?

La duración del dolor no se puede fijar con exactitud dado que cada cuerpo es único y los hábitos y estado de salud pueden influir enormemente. Normalmente, hablamos de un lumbago agudo cuando en menos de un mes se ha resuelto; si dura entre uno y tres meses se trata de un dolor subagudo y si dura más de cuatro meses se considera crónico

De cualquier forma, ha de ser un especialista quien diagnostique el problema y se deben seguir sus indicaciones.

¿Es bueno andar para el lumbago?

Evitar caer en el sedentarismo es clave cuando se padece una lumbalgia para podernos recuperar pronto. Andar es muy bueno, pero hay que hacerlo bien. Lo ideal es mantener el abdomen con tensión para proteger la zona lumbar y llevar los hombros hacia atrás, de manera que la espalda quede completamente recta, además de contar con un buen equipamiento: llevar unas zapatillas destinadas a caminar y ropa cómoda hará más sencilla la tarea y los resultados no tardarán en notarse.

¿Es bueno hacer natación?

Nadar también es una buena opción en casos de dolor lumbar, solo que tiene que practicarse con calma. Es mejor nadar durante más tiempo sin forzar. Si bien es cierto que, para que no sea contraproducente, se debe conocer la técnica del ejercicio que se va a practicar dado que, de lo contrario, podemos ejecutar los ejercicios mal y generar una mayor lesión.

¿Se puede conducir con lumbalgia?

Desgraciadamente, en algunas personas el lumbago genera pérdida de fuerza en las extremidades y altera nuestra movilidad y sensibilidad enormemente. Los síntomas de una lumbalgia interfieren con las capacidades necesarias para garantizar una conducción segura por lo que no es recomendable que se conduzca durante el tiempo que dure el dolor.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS