¿Por qué me duelen los riñones?

Pueden existir diversas causas por las que sentimos dolor en la zona lumbar, así que presta atención. Vida Saludable

Calcula tu seguro de salud

Si te duelen los riñones, puedes pensar que es simplemente el clásico dolor lumbar, pero también puede estar provocado por otras causas. No nos duelen los riñones por llevarlos al aire como nos decían las abuelas, ni van a resentirse por no llevar la espalda cubierta.

Estos órganos son los encargados de filtrar, mantener limpia y químicamente equilibrada la sangre. A diario procesan casi 200 litros de sangre, para conseguir eliminar unos 2 litros de desechos y de exceso de agua en el cuerpo, mediante la orina. Cuando este órgano falla, el riñón deja de filtrar la sangre, por lo que las sustancias que se encargaba de regular comienzan a retenerse en nuestro organismo, haciendo que tóxicos como creatinina o urea se acumulen en la sangre.

Las enfermedades renales se inician de manera silenciosa, así que debemos prestar atención a cualquier síntoma, aunque pensemos que no tiene relación con los riñones

Por tanto, lo que produce una infección en la orina es la presencia de gérmenes, así como determinados hábitos, pero no tiene nada que ver con el frío. Aunque sí es cierto que, si no te abrigas la espalda puedes llegar a tener una lumbalgia, pero en este caso no hablaríamos de un dolor renal, sino más bien de una contractura de la musculatura próxima a los riñones.

¿Por qué duelen los riñones?

El dolor puede hacer aparición en forma de molestias en uno solo de los lados, en la zona lumbar o, incluso, en la parte alta del abdomen o en un costado. Ante cualquier molestia lo mejor es acudir a un médico especialista que encontrarás en el cuadro médico de tu seguro de salud para que determine las causas.

Los principales factores de riesgo para desarrollar una enfermedad renal son la diabetes, la tensión alta, las enfermedades cardíacas y tener antecedentes familiares de fallos renales.

Síntomas de riñones inflamados

Nuestro cuerpo puede enviarnos señales que nos alerten acerca de que algo está afectando a nuestros riñones. Si notas alguno de estos síntomas, pide cita con un especialista para descartar que estés ante un problema de índole renal.

  • Retención de líquidos.
  • Desorientación.
  • Sangre o cambios en la orina.
  • Dolor de cabeza o nauseas.
  • Fatiga.

Dolor de riñones en mujeres

Las infecciones de riñón aparecen a veces por bacterias que se propagan a este órgano desde otra zona del aparato urinario. Además de los síntomas arriba señalados, también pueden cursar con dolor de costados, de espalda o en las ingles

En las mujeres, estas señales pueden confundirse con dolores menstruales y no atajar la infección renal en sus inicios, con lo que es más complicado de erradicar una vez está avanzada.

La mujer es más propensa a sufrir infecciones renales simplemente por la morfología de su cuerpo, distinto en muchos aspectos al del hombre.

Dolor en el lado derecho de los riñones

Cuando nos duele el lado derecho de la espalda, donde nosotros ubicamos aproximadamente el riñón, lo primero que pensamos es precisamente eso: que tenemos algo en los riñones -concretamente en el de ese lado-.

Aunque hay más causas que pueden motivar este dolor, puede estar provocado por cálculos o infecciones de riñón. 

Los cálculos son sales minerales que se depositan de manera sólida en los riñones y pueden circular por el tracto urinario. Producen fuertes dolores en la zona lumbar cuando se desplazan, porque en este movimiento, lesionan las paredes de los uréteres. Además de este dolor en el costado, quienes los padecen, presentan del mismo modo hematuria, necesidad urgente de orinar u oliguria.

Por otro lado, las infecciones de las vías urinarias pueden subir afectando al riñón y provocando ese dolor en el lado derecho de la espalda. La Escherichia coli es un factor muy frecuente para la aparición de este tipo de infección, aunque muchas otras bacterias localizadas en la zona intestinal pueden causarla también. Debemos ser especialmente cuidadosos con las infecciones que pueden afectar a nuestros riñones, ya que podrían producir daños renales permanentes.

¿Qué hacer cuando te duelen los riñones?

Lo principal y la primera medida que debemos tomar es acudir al especialista que trabaja con nuestro seguro. Si aún no tienes uno, usa nuestro comparador de seguros de salud para elegir el que más se adapte a tus necesidades y empieza a disfrutar de las ventajas que tienen los seguros médicos. 

Una vez te hayan aconsejado qué pautas seguir, tú puedes añadir algún detalle por tu cuenta que beneficie a tu organismo respecto a este tipo de afección. 

Sabemos que la hidratación es fundamental para la salud renal. Bebiendo mucho favorecemos la eliminación del posible exceso de líquidos y desechos a través de la orina. Así que vamos a contarte qué debes beber si quieres que tus riñones funcionen como un reloj.

  • Agua: es la mejor bebida que podrías elegir para hidratar tu organismo y eliminar esos desechos que puedan causar algún tipo de problema en caso de que se quedasen en tu cuerpo.
  • Infusiones: pero consulta antes con tu médico cuáles no están recomendadas, ya que no todas las hierbas son beneficiosas para los riñones.
  • Zumo de sandía: una de las frutas con mayor porcentaje de agua en su composición, así que poco más hay que añadir.
  • Zumo de piña: otro alimento cuya riqueza en agua favorece la micción, luchando así contra la retención de líquidos y, por tanto, contra el dolor de riñón.
  • Zumo de apio: es muy rico en agua, como los pepinos. Hazte un batido y disfrútalo si te gusta tu sabor.

Cómo reconozco una dolencia renal

Si, como estamos viendo, tenemos ciertos síntomas que acompañan a este dolor, comentarlos con un especialista puede ayudar a determinar cuál puede ser el origen del problema. 

Si el dolor fuera producido por un cólico por piedras (cálculos) o arenilla en el aparato urinario -estos son muy característicos y pueden ser tan fuertes como los dolores de parto- se diferenciaría claramente de un malestar en la zona lumbar. Cuando tienes un cólico te duele mucho toda la zona, tienes ganas de vomitar y te encuentras realmente mal. De hecho, es un proceso que en sus inicios no duele, ya que el depósito de sales (fundamentalmente de calcio) se encuentra en la parte interior de los riñones. Mientras permanece pegado al riñón, el cálculo no duele, pero al desprenderse para circular en la orina puede ser verdaderamente doloroso hasta que se consigue expulsar.

Diferencia entre dolor de riñones y dolor lumbar

Es fácil confundir los síntomas de un dolor de riñones con los de un simple (aunque molesto) dolor muscular; es probable que podamos pensar de que se trata de algo grave y, sin embargo, acabe teniendo su origen en alguno de los músculos de la zona, especialmente cuando aliviados comprobamos que el dolor cede tras guardar reposo o hacer algunos estiramientos. 

Pero si necesitas recurrir a la medicación para lograr que remita, lo más probable es que la causa de la molestia sea alguna afección en tus riñones.

En contra de lo que la mayoría de la gente piensa, los riñones se localizan a ambos lados de la columna vertebral, cerca de la parte media de la espalda, bajo la caja torácica y no en la zona lumbar, por lo que ambos dolores no deberían confundirse en realidad.

Cuidado de los riñones: así te ayuda un seguro médico

Tener un seguro de salud te da una ventaja fundamental: evitar las esperas. Cuando cuentas con un amplio cuadro médico, es fácil poder acceder a la consulta de un especialista cuando realmente lo necesitas. Además, tendrás a tu disposición los mejores hospitales privados concertados con tu seguro o de la propia aseguradora. 

Aunque determinadas enfermedades renales no se pueden prevenir, podemos cuidar nuestra salud para proteger a nuestros riñones. Por ejemplo, hay que vigilar las dietas hiperproteicas, ya que, si se hacen sin el asesoramiento de un nutricionista y sin justificación se estarán forzando los riñones y empeorando su estado.

Procura evitar las grasas malas, que dañan el sistema circulatorio, y por tanto son perjudiciales para el corazón y los riñones. Lleva una dieta equilibrada, aumenta el consumo de grasas buenas y limita alimentos como los fritos y los ultraprocesados.

No abuses de los fármacos, ya que existe una tendencia a consumir en exceso medicamentos tan comunes como los antiinflamatorios que en exceso y a la larga pueden generar toxicidad, resintiéndose los riñones por esta causa.

Tener un peso controlado es importante ya que influye en la salud renal. Según la Sociedad Española de Nefrología, el sobrepeso y la obesidad causan enfermedades como la diabetes e hipertensión, y se conoce que ambas pueden dañar nuestros riñones.

Y aunque te parezca que riñón y boca están muy alejados y no tienen nada que ver, lo cierto es que la salud bucodental también es importante para cuidar estos órganos (aprovecha la póliza dental en tu seguro médico) ya que patologías como la periodontitis producen la liberación de ciertas sustancias que no benefician al riñón y que llegan a duplicar el riesgo de sufrir una enfermedad renal.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS