Psicólogo infantil, ¿lo cubre el seguro de salud?

Los niños tienen un mundo interior que a veces no muestran. Acoso escolar, adicción a las pantallas, o signos de cocientes intelectuales muy altos, entre otros, son algunos casos que podrías consultar con un psicólogo. Vida Saludable

Calcula tu seguro de salud

Cuando los niños crecen, se enfrentan inevitablemente a un camino irregular, con zonas más o menos dificultosas de atravesar. Las complicaciones en esta senda les llevan a veces a tener que lidiar con problemas esporádicos como llorar sin que parezcan tener motivos, enfadarse y discutir con sus hermanos, algún escape de pipí nocturno o arranques de ira, por nombrar los más comunes. Igual que avanzan, pueden retroceder; pero todo esto forma parte del desarrollo normal en la etapa infantil. Estas situaciones son completamente normales, cortas en el tiempo y no afectan a su crecimiento. 

A veces, hay ocasiones en que los padres llegan a perder el control de la situación porque no tienen recursos para abordar determinados casos. 

Tenemos varias opciones cuando llegamos a este punto: acudir a la consulta de nuestro pediatra en la Seguridad Social, comprobar si nuestro seguro de salud cubre el psicólogo infantil, buscar la ayuda de un psicólogo privado o leer todos los libros de crianza y desarrollo infantil que caigan en nuestras manos. 

Todas ellas tienen sus ventajas y desventajas, claro está. 

Diferentes opciones cuando buscamos un psicólogo infantil

La Seguridad Social proporciona atención sanitaria a los ciudadanos, como bien sabemos, y no iba a ser diferente cuando hablamos de salud mental. Pero a veces, es complicado o más bien largo el camino por andar hasta llegar a la consulta del psicólogo, ya que con anterioridad, el pediatra del niño debe verlo, evaluarlo y diagnosticarlo para después derivarlo al especialista si así lo ve conveniente. En ocasiones, esto no será necesario, ya que hay ciertas conductas que el propio pediatra puede reconducir, dándonos las pautas adecuadas -a nosotros y al niño-; pero otras veces se hace inevitable la visita al psicólogo. 

Si queremos evitar posibles esperas, lo primero que podemos pensar es en buscar un psicólogo que pase consulta privada, pero a veces los precios de las sesiones, que suelen ser varias y a veces se alargan bastante en el tiempo, son elevados y la suma total del tratamiento puede alterar nuestro presupuesto familiar.

Otra opción interesante es, consultar el cuadro médico del seguro de salud que tengamos contratado, donde es posible que encontremos un listado de especialistas en psicología pediátrica que nos ayudarán con nuestras inquietudes. 

Puedes, por supuesto, apoyarte en la lectura de libros que muchos psicólogos y médicos ponen a disposición del gran público, pero la consulta con un especialista que pueda explicarte cómo llevar las cosas, como afrontar los problemas y enseñarte cuál es la forma de actuar más conveniente para solucionar lo que te preocupe respecto a tu hijo, es un primer paso fundamental cuando nos encontramos en situaciones de este tipo.

Psicólogo infantil en los seguros de salud

En las diferentes compañías que comercializan seguros de salud, encontraremos distintas coberturas. Por eso, es muy importante comprobar las garantías y el alcance de las mismas en la póliza que tengamos contratada o que estemos valorando contratar

Por su parte, Adeslas en sus pólizas Plena, Pena Vital y Plena Plus, pone a disposición del asegurado la especialidad de psicología clínica con un máximo de 20 sesiones por año o 40, en caso de tratarse de un trastorno de la alimentación. Eso sí, requerirá que esto sea prescrito por un especialista en psiquiatría. Hay que tener en cuenta que, no obstante, excluye, entre otros, técnicas como la hipnosis, la sofrología, el psicoanálisis, los tests neuropsicológicos, la psicoterapia de grupo o la rehabilitación psicosocial.

Sanitas Más Salud, Más Salud Plus o Más Salud Óptima incluyen en la especialidad de psicología la atención psicológica de carácter individual también prescrita desde psiquiatría, medicina de salud familiar, oncología médica o pediatría, siempre que el especialista esté en el cuadro médico, y su finalidad ha de ser el tratamiento de patologías que sean susceptibles de intervención psicológica. Cuenta asimismo con exclusiones, entre las que encontramos la hipnosis, la narcolepsia, la rehabilitación psicosocial, el psicoanálisis o la neuropsiquiatría, entre otros, que podrás encontrar detallados en las exclusiones a la garantía, recogidas en las Condiciones Generales de tu póliza.  Adicionalmente, debes tener en cuenta que, esta prestación médica necesitará ser autorizada previamente por la Aseguradora. Ofrece un máximo de cuatro consultas mensuales con un límite de 15 sesiones por año. Debes tener en cuenta que los servicios de psicología incluidos tienen una carencia de 6 meses.

¿Qué debo observar en el niño?

Si te parece que tu hijo muestra conductas agresivas, complicadas, o algo que no sea fácilmente explicable, si aparece una regresión difícil de reconducir -vuelve a hacerse pis y necesitar pañal, vuelve a pedir el chupete… cuando ya lo tenía más que superado- si le cuesta concentrarse en una tarea y no irse por los cerros de Úbeda a la primera de cambio, si muestra problemas de carácter físico sin causa aparente, si su carácter y comportamiento cambian repentinamente… quizá sea el momento de pedir ayuda. Puede tratarse de cualquier problemilla que se pueda solucionar con rapidez, pero si el tema necesita más tiempo, mejor empezar pronto que tarde.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS