Robos, sobrecalentamientos, roturas… Numerosos son los riesgos que acechan a nuestros smartphones todos los días. Pero, si somos cuidadosos,  podremos conseguir alargar su vida significativamente. Desde la OCU nos dan 7 consejos prácticos y sencillos para conseguirlo.

  1. Usa una funda resistente. Las mejores son las que cubren tanto los laterales como las esquinas. Se trata de reforzar la protección, por lo que no conviene elegir una de esas fundas que sustituyen a la propia carcasa del móvil. Algunas cubren también la pantalla, pero escoge las que se cierran completamente (la tapa no se abrirá cuando el móvil caiga al suelo). Otra opción son los protectores de pantalla, pero protegen solo de los rayones.
  2. Sécalo si se moja. La mayoría de los móviles no son waterproof. Si se mojan hay que desmontarlos y dejar secar 24 horas antes de volver a montar.
  3. No lo dejes al sol. Tu smartphone puede sobrecalentarse si lo dejas a pleno sol, lo que perjudica notablemente su mecanismo y pone en riesgo su seguridad y la de tu hogar pudiendo sobrecargarse, explosionar y provocar graves prejuicios.
  4. Bloquea la pantalla. Pon siempre un código PIN o un patrón de bloqueo; así si te lo roban, no podrán usarlo, aunque esté encendido.
  5. Descárgate una app de búsqueda. Algunos teléfonos ya las traen instaladas, pero hay que registrarse y activarlas. Estas apps permiten acceder desde la web a funciones de control remoto: si pierdes tu teléfono podrás localizarlo en un mapa y borrar a distancia todos tus datos personales.
  6. Recuerda tu código IMEI. Es el DNI de tu teléfono: 15 números que lo identifican y que necesitarás para denunciar su robo en la Policía. El IMEI también es imprescindible para bloquear tu teléfono a distancia si no consigues recuperarlo. Para saber cuál es tu IMEI teclea esto en tu teléfono (y toma nota): *#06#
  7. Haz copias de seguridad. A veces lo que más duele no es perder el smartphone, sino todo lo que iba dentro: contactos, fotos, vídeos... Hacer un backup de cuando en cuando es una práctica muy recomendable. Con los móviles Android, utiliza tu cuenta de Google para hacer backup. Si tienes un iPhone, usa iCloud.