En la mayoría de los hogares españoles se encuentra un objeto ubicado en los salones y comedores que nos habla, nos informa y nos entretiene.

El televisor o la televisión se ha convertido en un compañero más de piso y como todo, con la aparición de las nuevas tecnologías, ha pasado de ser “la caja tonta” a un dispositivo muy inteligente.

Comprar un nuevo televisor es algo que debemos pensar bien.  ¿En qué tengo que fijarme? ¿Cuál debo elegir para que no se quede anticuado en poco tiempo? ¿Qué características tiene que tener?

-Resolución

De ello depende para que hay una buena reproducción de las imágenes. La mayoría de los televisores son Full HD, ofreciendo cerca de 1920 píxeles horizontales y 1080 verticales. Pero claro, el resultado real depende de el factor tamaño de pantalla y la señal emitida.

Los televisores 4K o Ultra Alta Definición se mueven alrededor de los 4000 píxeles.

-Tecnología y tipo de panel

Va más allá de la resolución de la misma pantalla. Actualmente existen dos tendencias: LCD con retroiluminación LED y OLED. Esta última es la más nueva en el mercado, no utiliza sistemas de retroiluminación en la parte posterior del panel como le ocurre a LCD. Es capaz de encender y apagar los píxeles de forma individual. Como recomendación, los televisores OLED no son recomendables si vamos a utilizarlos como monitor de ordenador o durante muchas horas al día.

-Conectividad

Es un punto muy importante a tener en cuenta. Si esperas usar el móvil para reproducir contenidos visuales o musicales, debe de tener además de conexión Bluetooh, como mínimo debe de tener un puerto óptico con barras de sonido, receptores AV, etc. Pero lo más importante es que cuente con el mayor número de conexiones HDMI 2.x compatibles con el sistema de protección contra copia HDCP 2.2.

-Diseño y tamaño

Todos sabemos que cuanto más grande sea el televisor más se aprecian los detalles. El único problemilla que puede surgir a la hora de elegir el modelo es el espacio en el que se va a alojar el televisor.