Descubre cómo ahorrar en un viaje

Viajar no tiene porque suponer un derroche si somos inteligentes a la hora de planear un viaje. Descubre cómo. Viajes

A la mayoría nos encanta viajar, y seguro que hay algún lugar en tus sueños al que te encantaría ir, pero sin embargo no lo haces porque cuesta mucho dinero. Probablemente tengas ese amigo que todos tenemos, que siempre está de viaje, que conoce los lugares más recónditos y tú te preguntas cómo lo hace. Cómo es posible que siempre tenga lista una escapada y tú no pases de ir al pueblo y eso, cuando vas.

Ahorrando un poquito de aquí y allá, podremos hacer un viaje mejor de lo que habíamos pensado

Y es que, si preguntas, pocos te dirán que no les gusta viajar, y quien puede lo practica; aunque sea a 50 km de distancia de su casa, para cambiar de aires y salir del caos frenético de las ciudades.

Como el mayor escollo para muchos es el económico, vamos a tratar de ahorrar un poquito para poder poner rumbo al destino elegido. Empecemos por el principio.

Cómo ahorrar dinero para viajar

Una clave es planear bien esa escapada, con la antelación suficiente. Hay que aclararse sobre dónde vamos a ir y también es importante el cuándo. Así habrá tiempo para rebuscar y bucear en las incontables webs de viajes que hay para encontrar el mejor precio para aquello que deseamos. 

Si nos compramos una hucha y cada mes guardamos en ella la cantidad que hayamos pensado, nos daremos cuenta de lo que podemos ahorrar sin darnos apenas cuenta. Márcate una cifra realista, que no descabale tu mes; si no, solo lo harás la primera vez (y hasta puede que llegues a sacar de la hucha lo que hubieras metido). Lo mejor es hacerlo cuando cobres, porque así no te lo gastarás en algo superfluo sin pensar en ese viaje futuro.

Tenemos un montón de gastos que no son necesarios y son continuos, aunque no lo parezca. Antes de hacer una compra impulsiva, piensa en las vacaciones… te asombrará lo que podemos llegar a gastar en cosas que no nos hacen falta.

Si te gusta desayunar o comer fuera de casa a diario, echa el freno. Una cosa es darte un capricho de vez en cuando o quedar a comer con los compañeros de la oficina o los amigos, y otra, hacerlo por sistema. Si pruebas a desayunar antes de salir de casa y llevarte un tupper al trabajo durante una semana, y guardas aparte el dinero del desayuno y las comidas de esos días… comprobarás lo que te decimos. Ahora, multiplica y verás lo que ahorras cada mes (¡y cada año!).

Y esas salidas de fin de semana… ¿qué tal si pruebas a organizarlas en casa? Puede ser la mar de divertido y sí, también hay que comprar comida y bebida para los invitados, pero si de vez en cuando practicáis esta costumbre y cada cual aporta algo, lo pasaréis genial por mucho menos dinero que si os vais a cenar y tomar copas fuera.

4 trucos para ahorrar viajando

Normalmente tendemos a pensar que para viajar hay que ahorrar antes, y en parte es cierto, pero ¿a que no te has planteado la posibilidad de seguir ahorrando mientras realizas ese viaje?

La flexibilidad de fechas y horarios es algo a tener muy en cuenta si viajas en avión

Si quieres disfrutar sin gastar demasiado, fíjate bien en los consejos que vamos a darte y apunta lo que debes hacer para ahorrar en tu próximo viaje.

Haz una lista de gastos

Si no sabes lo que te estás gastando no sabrás si te has pasado de la cuenta hasta que tu tarjeta esté tiritando. Puedes tratar de elaborar previamente un presupuesto diario teniendo en cuenta los lugares que vas a visitar y hacer una previsión de fondos.

Evita el exceso de equipaje

Normalmente el sobrepeso se suele cobrar en los aeropuertos por pasarnos del límite establecido para nuestro equipaje. Lleva puestas las prendas que más pesen y evita meterlas en la maleta. Un buen truco es pesar en casa la maleta cuando termines de hacerla, para verificar que no te llevarás una sorpresa poco agradable en el momento de facturar.

Ahorra en las comidas

Cuando ya nos encontramos en el lugar de destino y han pasado algunos días, a veces empezamos a separar mentalmente el dinero que tenemos disponible para gastar en ese viaje. Pensamos en combustible, regalos y compras, entradas… ¿y las comidas? Este suele ser uno de los mayores gastos que hacemos cuando salimos. Si escoges los restaurantes donde comen los locales, que tengan opción de tomar menú del día, has encontrado la alternativa perfecta para probar la gastronomía del lugar al mejor precio. También puedes ir a comprar al súper y preparar bocadillos o una ensalada para hacer un picnic en alguna zona que te guste… y si tienes la posibilidad de cocinar algún día no solo te supondrá un ahorro, sino que además comerás más sano.

Excursiones y entradas

Infórmate acerca de los días de puertas abiertas, los horarios más económicos o los descuentos que puedas aprovechar, la posibilidad de sacar entradas por internet -a veces no sólo ahorrarás dinero sino también tiempo-. En cuanto a las excursiones hay casos de países, donde el regateo es lo común, que te puede salir a cuenta contratarlas una vez allí.  Y no te olvides de los free tours: te enseñan la ciudad a cambio de la voluntad y son gente de lo más afable.

¿Cómo ahorrar gasolina en un viaje largo?

Si viajas en coche, también hay alguna manera de que ahorres mientras viajas. Toma nota:

  • Ahorras más si llevas bajas las revoluciones y aceleras suavemente. Intenta usar las marchas largas el máximo tiempo posible.
  • La velocidad sale cara en todos los sentidos, pero en el literal, que es el que nos ocupa, te diremos que si reduces unos 20 kilómetros por hora, ahorrarás hasta un 30%.
  • Ojo con el exceso de equipaje, también en coche. Si llevamos muchas maletas, o muy cargadas, podemos consumir hasta un 40% más de carburante (y al precio que tiene, es una cifra poco desdeñable). Revisa bien lo que llevas y sobre todo en verano, intenta no cargar con prendas que es poco probable que utilices. También es buena idea llevarte cosas que combinen entre sí, de manera que con menos ropa puedas hacerte varios looks diferentes.
  • Sube las ventanillas. La fuerza del aire que entra en el coche dificulta nuestra marcha y consumiremos más para avanzar contra esa fuerza. Y ojo con el climatizador: ponerlo muy fuerte puede hacer que consumas hasta un 25% más. Lo mejor es usar la ropa adecuada para el trayecto, de manera que puedas llevar el clima a una temperatura moderada para que viajéis confortablemente.
  • Apaga el motor cuando pares. Aunque la parada no sea muy larga, simplemente para cargar o descargar las maletas de algún compañero de viaje que recojas, otra forma de ahorrar es no tener el coche en marcha durante estos momentos.

¿Cómo ahorrar en un viaje a Europa?

Si vas a viajar por Europa, ahorrar no será tan complicado si estás dispuesto a ser un poco flexible. Sigue alguno de estos consejos para rebajar el importe de tu viaje (a veces notablemente).

  • Viaja cuando sea más barato. Lo primero que tienes que pensar si vas a viajar en avión es que el precio de los vuelos cambia en función del mes, del día y hasta de la hora. Hay páginas comparadoras de vuelos que te permitirán comparar el precio entre diferentes compañías durante todo un mes o un año. Así puedes ver cuándo es más barato volar. Recuerda que evitar volar en fin de semana rebajará tus costes.
  • Sin destino fijo. Si lo que quieres es viajar y no te importa tanto dónde ir, esto facilita mucho las cosas a la hora de ahorrar. Podrás adaptarte a las ofertas o elegir aquellos países en los que el coste de la vida sea más económico.
  • Combina compañías aéreas. Algunos comparadores te ofrecen la posibilidad de realizar búsquedas flexibles donde además de fechas y horarios alternativos puedes combinar las distintas compañías aéreas para encontrar la opción más económica. Puedes ahorrar dinero si haces la ida y la vuelta con compañías distintas o si vas a aeropuertos diferentes.
  • Viaja en temporada baja. Si tienes flexibilidad para coger las vacaciones, fuera de temporada encontrarás sin duda las mejores ofertas. Evita los clásicos destinos en temporada alta como Italia en pleno mes de agosto. En septiembre aún puedes viajar con buen tiempo por gran parte de Europa. La vuelta al cole de los niños hará que se abaraten los vuelos y los destinos estarán menos concurridos. También ten en cuenta las fiestas locales de cada zona, que pueden dificultar tu movilidad una vez allí y quizá encarecer los precios.
  • Reserva aparcamiento en el aeropuerto.  Si quieres dejar tu coche en el aeropuerto durante tu viaje, reservar con tiempo te supondrá un ahorro que si no obtendrás si lo haces el mismo día.
  • Cambia dinero antes de viajar. Si vas a necesitar moneda extranjera en tu viaje lo mejor es llevártelo desde aquí, así que cambia la divisa con antelación en tu banco. Te saldrá más barato que si tienes que hacerlo en el aeropuerto o en el mismo país, ya que pueden cobrarte altas comisiones por el cambio. Infórmate de las comisiones que hay por pagar con tarjeta en el país elegido y haz una comprobación al llegar en el cajero local para confirmar si es más rentable sacar dinero o pagar con tarjeta.
  • Contrata un seguro de viaje. ¿Esto es ahorrar? Pues lo será si tienes algún percance, especialmente si tiene que ver con la salud; ten en cuenta que hay lugares donde el servicio médico es increíblemente caro. Incluso hay países en los que es condición indispensable tener un seguro de viaje si quieres cruzar sus fronteras. 
  • Viaja de voluntario. Ayudar a los más necesitados no sólo hará tu viaje más gratificante, sino que te permitirá ver el mundo a cambio de tu tiempo y generosidad y no sólo usando tu dinero. Durante la época estival hay muchas organizaciones que buscan gente para hacer labores de voluntariado en todas partes del mundo. Sin duda será una experiencia de lo más enriquecedora.
  • Apúntate al intercambio de casas. Sí, has leído bien: intercambia tu casa con otra persona al más puro estilo The Holiday. Porque esto no sólo existe en las películas; no te costará prácticamente nada y tendrás la comodidad de un hogar.
  • Pasa del hotel y alquila una habitación. En la era de los alquileres turísticos podrás encontrar un alojamiento mucho más económico si alquilas una habitación en una casa. También tienes la opción de alquilar apartamentos o estudios, y si viajas en grupo es una fantástica opción y si os lleváis bien, mucho más divertida.

¿Cómo ahorrar en un viaje en familia?

Si viajas con tu familia es muy importante calibrar las edades de los pequeños. No es lo mismo viajar con adolescentes que con niños de corta edad. Mientras que los primeros son capaces de hacer largas caminatas o de comer cualquier cosa sin poner muchas pegas, con los más peques hay ciertas situaciones que no nos podemos plantear, como pasar demasiado tiempo en lugares donde no haya una sombra, no tener previsto dónde vamos a comer ni si habrá algún plato adecuado para ellos, y ya no te contamos si lo que tienes son bebés: el carro, los pañales, los purés… Es toda una odisea conseguir salir cada mañana sin que se te olvide nada.

Aún así, algo se puede hacer para ahorrarnos un poco de dinero, que podremos usar para otras cosas.

  • Encuentra actividades gratuitas. Si buscas un poco, seguro que algo habrá que se pueda hacer o visitar y que no conlleve el pago de una entrada. O empóllate una guía de viajes para no tener que contratar un tour y poder conocer la zona a vuestro aire. También se pueden aprovechar los descuentos para menores en determinados museos o atracciones turísticas.
  • Alquila un apartamento en lugar de un hotel. Esto te permitirá poder cocinar alguna noche si no os apetece salir, o si queréis ahorrar el dinero de alguna cena. Una nevera llena de helados y el microondas serán tus grandes aliados.
  • Comprueba la ubicación de tu alojamiento. Si está demasiado retirado de todo lo que queréis visitar, piensa que no es lo mismo mover a una persona que a cuatro o cinco. Averigua el precio de los billetes de autobús o metro y echa cuentas.
  • No olvides algún tentempié y lleva agua cuando salgáis. Una pieza de fruta, unas barritas de cereales o unas galletas pueden resolverte la papeleta para que los más pequeños resistan un poco más hasta la hora de buscar un restaurante para comer.
  • Intenta pagar los vuelos con puntos. Si eres viajero frecuente por temas de trabajo, probablemente tengas millas acumuladas. No te olvides de ellas a la hora de reservar tus billetes. Algunos hoteles también tienen este sistema, benefíciate si puedes.
  • Compra tarjetas turísticas. Algunas ciudades ofrecen este tipo de tarjetas con descuentos en ciertas atracciones, restaurantes, tiendas o transporte; evitar colas, visitas guiadas… Haz números y si compensa, hazte con una de ellas.

Ya has visto que hay un montón de maneras de poder viajar, pero lo importante es hacerlo con tranquilidad. No olvides meter tu seguro de viaje en la maleta, y a disfrutar.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS