Trabajar en equipo puede ser muy satisfactorio si todos los miembros que lo conforman enfocan toda su energía hacia el mismo objetivo, con optimismo, responsabilidad y profesionalidad.

Para que un equipo de trabajo sea productivo y funcione bien, es necesario el correcto entendimiento de todas las partes. Pero no sólo eso. También es fundamental un trabajo de equipo saludable.  Y cuando decimos “saludable”, no sólo nos referimos a un tipo de relación sana y cordial entre sus miembros, sino también a su propio estado físico y anímico. Es decir, a la salud en sí.

Un equipo de trabajo saludable, en este sentido, será, sin duda, un equipo productivo. Para lograrlo, a continuación, te ofrecemos cinco consejos para un trabajo de equipo saludable:

  1. Procura tener a disposición de todos los miembros del equipo, un comedor cómodo con todo lo necesario para poder disfrutar de una dieta saludable. Puede ser buena idea, incluir en él bandejas con frutas y frutos secos.
  2. Una sesión de veinte minutos de yoga antes de abandonar el puesto de trabajo puede resultar muy saludable para todo el equipo. De esta forma eliminarán estrés y despejarán la mente.
  3. En el lugar de trabajo puedes combatir el sedentarismo de otras formas alternativas al gimnasio. Cuando dos o tres miembros de un equipo de trabajo tengan que hablar sobre algún tema, lo pueden hacer caminando en un lugar externo a la oficina.
  4. Fomentar el uso de la bicicleta o un paseo, como modo de llegar al puesto de trabajo, siempre que sea posible, es otra forma de lograr que se cree en la oficina un trabajo de equipo saludable.
  5. El último de los consejos para un trabajo de equipo saludable se centra en el punto al que nos referíamos al principio: crear un ambiente sano y no tóxico. Un ambiente de trabajo cordial y respetuoso, sin duda, influirá en la buena salud de sus componentes y en su estado de ánimo. Para lograrlo es fundamental generar una comunicación fluida y sincera, evitar las críticas a las espaldas de otros y los enfrentamientos violentos. El estrés que se puede acumular, debido a un ambiente de trabajo tóxico, influirá en la salud del equipo de trabajo y en su productividad.

Siguiendo todos estos consejos para un trabajo en equipo saludable, se logrará un ambiente laboral más feliz y positivo para todos los empleados. La productividad será mayor y aumentará, por lo tanto, el grado de satisfacción en todos ellos.