El cuidado de la salud y la alimentación, como todo el mundo sabe, son conceptos ligados; no se concibe el uno sin vigilar y controlar el otro.

Además de llevar una dieta sana y equilibrada, donde incluyamos alimentos variados, ricos a nivel nutricional y bajos en grasas saturadas y azúcares, muchos especialistas recomiendan no olvidar una serie de alimentos antioxidantes. ¿Qué son y cuáles son sus propiedades?:

  • Los alimentos están compuestos de nutrientes como son: vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono.
  • Los alimentos poseen además una mezcla compleja de otro tipo de componentes, además de los nutricionales mencionados. Se trata de fitoquímicos que pueden poseer propiedades antioxidantes.
  • En nuestro organismo existen sustancias nocivas, los radicales libres, que nuestro propio cuerpo no puede combatir por sí solo. Necesita ayuda de ciertos alimentos que contengan antioxidantes, los únicos capaces de acabar con los radicales libres.
  • Los radicales libres, son moléculas inestables que requieren de la búsqueda de moléculas estables para equilibrarse su estabilidad electroquímica. Las moléculas estables de nuestro organismo son destruidas por las inestables, provocando envejecimiento prematuro,  o la aparición de ciertas enfermedades como cáncer, cardiovasculares o degenerativas.
  • Proteger nuestra salud de estos problemas mencionados en el punto anterior, así como a nuestra piel de un envejecimiento prematuro, es decir, combatir a los radicales libres, es posible a través de los antioxidantes.
  • Incluye alimentos antioxidantes en tu dieta diaria como: ajo, uvas, kiwis, frutos secos, té verde, soja, zanahorias, tomates, naranjas, fresas, arándanos, salmón, atún, piñas, brécol, pimientos, limones, manzanas, cebollas y ciruelas.

A pesar de las indicaciones de numerosos expertos sobre los beneficios de los alimentos antioxidantes, no podemos dejar de señalar que, recientes estudios realizados en personas (hasta ahora se habían realizado sobre cultivos celulares y sobre animales), no sacan conclusiones claras al respecto. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, de hecho, no considera como una evidencia la relación del consumo de alimentos antioxidantes con la protección de la salud y con la mejora de la misma. Y es que, ya en los años 90, algunos estudios de prevención del cáncer que se hicieron con personas, dieron resultados algo difusos y diversos dependiendo del tipo de población.

Aún con todo, lo que no se pone en duda es que es recomendable el consumo de antioxidantes por sus enormes propiedades mencionadas, aunque sus beneficios no se materialicen de forma clara y concreta en la salud de manera similar en todos los individuos.