Llega enero y entonces miramos a la báscula con temor. Es probable que hayas cogido algunos kilos demás después de las comilonas y los excesos navideños y quieras recuperar la figura.

Si tú también eres de los que cuando gana algún kilillo le va todo directo al “flotador”, te contamos una serie de alimentos que van a ayudarte a lograr un vientre plano si los introduces en tu dieta.

Recuerda que siempre antes de iniciar una dieta debes consultar con un especialista y vigilar tu salud que es lo más importante.

A continuación, te dejamos un listado de alimentos que contribuyen a mantener la línea y reducir el vientre:

Piña

Esta exótica fruta es uno de esos alimentos idóneos para tener el vientre plano y adelgazar. La piña estimula la digestión y equilibra la flora bacteriana. Esto se debe a que contiene bromelina, una enzima que ayuda a digerir las proteínas y propicia a nuestro cuerpo fibra indisoluble que facilita la eliminación de toxinas y mejora la salud intestinal.

Eso sí para sacarle el máximo partido y poder aprovechar estas propiedades, hay que comerla fresca, ya que la bromelina se destruye cuando la piña está en conserva.

Cereales integrales

Los cereales integrales son un alimento ideal ya que aumentan nuestra energía y vitalidad. Además, son saciantes y evitan que piquemos entre horas alimentos menos recomendable. Gracias a su contenido en fibra ayudan a eliminar los desechos, asimismo son ricos en silicio, un mineral que facilita la sinterización del colágeno y evita las estrías.

Por ejemplo, en el caso de la avena es buena para reducir el colesterol y nos ayuda a purificar la sangre, gracias a sus propiedades para capturar las grasas y eliminar toxinas.

Si puedes, intenta consumir cereales bio para evitar consumir productos refinados, ya que son más sanos.

Kiwi

Esta fruta de origen neozelandés, ya sea en su versión verde o dorada, es siempre un alimento ideal. Por un lado, tiene un alto contenido en fibra y nos ayuda a mejorar el tránsito intestinal, por lo que previene el estreñimiento. Por otro, actúa como un diurético, ya que gracias a su riqueza en potasio nos ayuda regular los niveles de sodio y prevenir la retención de líquidos.

Además, contiene actidina, una enzima que facilita la digestión y, como todas las frutas por regla general, ayuda a la eliminación de toxinas.

Carne blanca 

Las carnes blancas, como el pollo, el pavo o el conejo, poseen proteínas magras y son los mejores aliados para conseguir un vientre liso. Todo lo contrario, a lo que ocurre con el consumo de carnes rojas y embutidos, que deberás evitar y tomarlo con precauciones.

Lo mejor es la pechuga sin piel ya que es la parte del pollo y del pavo que tiene menos grasa. Además, es rica en proteínas y que para más inri son saciantes y tienen un gran poder termogénico, lo que se traduce en una aceleración del metabolismo que fomenta que podamos quemar más calorías.

Legumbres

Las legumbres son alimentos excelentes porque casi no tienen grasas y son muy ricas en fibra por lo que ayudan a combatir los michelines que se forman en la zona abdominal y el estreñimiento. También son comidas con poder saciante y laxante, que ayudan a regular la digestión y controlan el apetito, además contribuyen a reparar la musculatura.

Es cierto que este tipo de alimento suele provocar gases y si quieren evitarlos y que tampoco te causen hinchazón, hiérvelas con laurel o añade comino, o bien tómalas en puré.

Huevos

Los huevos son otro alimento estupendo para ayudar a tener un vientre plano. Poseen muchas proteínas de alto valor biológico, además de todos los aminoácidos esenciales, y todo esto aportando muy pocas calorías. Son estupendos porque casi no engordan y van de maravilla para reparar los tejidos y ganar masa muscular.

Si lo que quieres es adelgazar evita el frito, que están muy buenos, pero es como más engordan y opta por comerlos cocidos. Pero recuerda es importante no cocerlo más de 12 minutos, ya que superado este tiempo se podrían perder algunas vitaminas.

Merluza 

Este pescado blanco es uno de los más más saciantes de todos. Su carne resulta fácil de digerir y es muy sabrosa. Este alimento tiene un contenido graso y calórico bajo, aporta en torno a 65 calorías y menos de 2 gramos de grasa por 100 gramos de porción comestible. Es muy rica en proteínas, vitaminas - del grupo B (B1, B2, B3, B9, B12)- y minerales, destaca su contenido en omega 3 y calcio. Las vitaminas que aporta salvo la B12, permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos como son los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas.