Dependiendo de la dieta que llevemos, estaremos favoreciendo a determinadas enfermedades o dolencias o retrasando y evitando su aparición.

Partiendo de la base de que tenemos que comer de todo (en su justa medida), dentro de la pirámide alimenticia hay alimentos cuyos componentes favorecen más a unos  órganos que a otros y que unidos, harán que nuestra salud sea perfecta.

Hoy vamos a hablar de algunos de los alimentos que consumimos habitualmente (y si no lo hacemos deberíamos hacerlo) que favorecen al motor de nuestro cuerpo, ¡el corazón! El objetivo es ingerir, siempre, alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, lo que vulgarmente llamamos “grasas buenas”. ¿Qué alimentos lo contienen?

  • Nueces: aunque la mayoría de los frutos secos (sin salar o recalentar) son beneficiosos para el corazón, las nueces son la joya de la corona. Podemos consumirlas tanto solas como en multitud de recetas.
  • Salmón: mejora la elasticidad de las paredes arteriales y reduce los niveles de colesterol en sangre, a la vez que incrementa su fluidez. Los expertos lo suelen recomendar mucho, al menos dos veces por semana, en dietas sanas orientadas a eliminar algún que otro “kilito” de más.
  • Té verde: al hilo de adelgazar, una infusión diaria ayuda a reducir grandes niveles de grasa en sangre.
  • Curry: la curcumina es rica en antioxidantes y supone uno de los principales elementos de este famoso condimento. Además, también ayuda a reducir la hipertensión.
  • Vino tinto: tan real como la vida misma. Un vaso de vino al día alargará tu vida y mantendrá tu corazón a punto gracias al etanol y los polifenoles.
  • Chocolate negro: aparte, es sumamente beneficioso para aquellas personas que padecen ansiedad.
  • Aceite de oliva: ¿hay algo que no sepamos sobre este súper-alimento tan nuestro? Indispensable.

Aunque la siguiente recomendación no es un alimento, no podemos pasarla por alto a la hora de cuidar el corazón y es que, ¡no hay nada como andar y seguir una dieta rica en omega 3 para que nuestro corazón sea invencible!