Muchas mujeres refieren dolor abdominal o pélvico al comienzo del ciclo menstrual. Su intensidad puede variar desde molestias leves que duran 1 o 2 días hasta calambres realmente dolorosos.

Durante el período, el útero se contrae para deshacerse del revestimiento de la pared uterina y expulsarlo a través de la vagina. Estas contracciones uterinas causan algunas veces calambres dolorosos.

La mayoría de las mujeres experimentan estos síntomas en la parte inferior del abdomen, aunque el dolor también puede irradiarse a la parte inferior de la espalda, la ingle o la parte superior de los muslos en algunos casos.

Hay remedios caseros que pueden ayudar a obtener un poco de alivio.

 

Calor:

Colocar una botella de agua caliente, manta eléctrica o un saquito térmico en el abdomen puede aliviar el dolor, ya que el calor ayuda a relajar el músculo uterino y así lo disminuir la intensidad de calambres y las molestias. También puedes colocártela en la zona de los riñones si es donde notas el dolor.

Otra opción es sumergirse en un baño tibio, que relaja los músculos del abdomen, la espalda y las piernas.

 

Ejercicio suave: 

Si bien el ejercicio puede ser lo último que muchas mujeres desean hacer cuando tienen una regla dolorosa, puede causar cierto alivio.

Hacer estiramientos suaves, salir a caminar o hacer yoga pueden ayudarte. El ejercicio también libera endorfinas, que son analgésicos naturales.

Un estudio taiwanés descubrió que tras tres meses de clases de yoga dos veces por semana, se redujeron los dolores menstruales en las mujeres que participaron en este estudio.

 

Un buen orgasmo: 

El orgasmo es un gran remedio para los calambres menstruales. Al igual que el ejercicio, tener un orgasmo libera endorfinas y otras hormonas que alivian el dolor y ayudan a sentirse bien.

 

Acupuntura

Otras investigaciones han demostrado que la acupuntura puede aliviar los dolores menstruales, ya que puede reducir la inflamación y ayudar a relajarse, aunque es difícil que una sola sesión produzca alivio y debería acudirse a un centro de acupuntura de manera regular.

 

Masaje: 

Recibir o hacerse un masaje con aceite o loción corporal sobre el abdomen también puede relajar los músculos pélvicos y aliviar el dolor de regla.

 

Aceites esenciales: 

Un estudio de 2013 comparó el alivio del dolor menstrual después del masaje abdominal en dos grupos de estudiantes. Un grupo recibió masajes usando solo aceite de almendras, mientras que el otro los recibió usando una mezcla de aceites esenciales (canela, clavo, lavanda y rosa en una base de aceite de almendras).

Se concluyó que el grupo que usaba los aceites esenciales sintió un alivio más significativo que el grupo que usaba solo el aceite portador, así que intenta añadir al menos una de estas esencias en tu masaje.

 

Té de hierbas: 

Los tés de hierbas son relajantes y en algunos casos, las propias hierbas pueden ser también beneficiosas. Se comercializan tés específicos, como manzanilla, diente de león, frambuesa roja o hinojo como alivio del dolor menstrual, pero realmente hay pocas evidencias que apoyen esto.

 

Cambios en la dieta:

Hacer algunos cambios en tu alimentación quizá te ayude un poco: una dieta rica en ácidos grasos omega-3, frutas, verduras, nueces, proteínas magras y granos integrales ayuda al cuerpo a mantenerse saludable.

Aumentar la ingesta de líquidos ayuda a mantener hidratado el cuerpo y la deshidratación es una causa común de calambres musculares.

Elimina la sal innecesaria, que puede causarte hinchazón y retención de líquidos, y la cafeína, que puede tener un efecto deshidratante.

 

Cuando ir al médico:

Si los remedios caseros no te ayudan todo lo que esperas, el médico puede recetarte medicinas, como píldoras anticonceptivas o algunos tipos de analgésicos, para conseguir controlar los síntomas.