Son muchos los beneficios de las proteínas. Su función en nuestro organismo es vital, y para saber por qué, necesitas conocer qué son las proteínas y qué aportan.

Las proteínas son macromoléculas compuestas por aminoácidos y constituyen uno de los principales nutrientes para el organismo y para nuestra salud junto con los carbohidratos y las grasas.

Dentro de los tipos de aminoácidos existentes, hay algunos que se consideran como “esenciales” para el organismo. El cuerpo no es capaz de generar este tipo de proteínas esenciales, por lo que necesita obtenerlas de los alimentos de origen animal como la leche, la carne o los huevos. Son las consideradas proteínas de alta calidad.

También existen proteínas de baja calidad que son aportadas por alimentos vegetales.

Dentro de las funciones y beneficios de las proteínas para nuestra salud, se encuentran las siguientes:

  • Sirven para formar y reparar tejidos de la piel, órganos, músculos, uñas, pelo y huesos.
  • Son necesarias para que todas las células de nuestro cuerpo cumplan su función correctamente.
  • Ayudan a generar anticuerpos que refuerzan el sistema inmunológico y que garantizan una buena salud. Evitan infecciones y enfermedades.
  • Facilitan la buena digestión de cualquier alimento.
  • Aportan energía.
  • Son necesarias para la correcta distribución del oxígeno en la sangre.
  • Sin ellas, el resto de los nutrientes esenciales para el organismo no podrían asimilarse de forma correcta.
  • Conforman la estructura de nuestro ADN.
  • Ayuda a mantener los correctos niveles de azúcar en nuestra sangre.

Un bajo consumo de proteínas puede afectar gravemente a nuestra salud, debilitando el corazón, los músculos, la función de los órganos y el sistema inmunológico.

Cualquier experto en nutrición sabrá recomendarte qué cantidad de proteínas necesitas ingerir cada día dependiendo de tu peso, edad y características particulares.

Esta cantidad puede variar en mujeres embarazadas, niños, personas con sobrepeso o si padeces ciertas enfermedades. El médico sabrá adaptar en tu dieta la cantidad de proteínas necesarias para tu caso particular. Piensa que tan perjudicial puede ser una cantidad insuficiente de proteínas como una cantidad demasiado alta.

Ahora que han quedado claros los beneficios de las proteínas, procura realizar una dieta sana y equilibrada que incluya la cantidad necesaria de este nutriente vital para tu buena salud.