Aunque pensemos que las posibilidades son mínimas, nunca está de más tener claro cómo actuar ante un incendio para que, en el remoto caso de que nos encontremos en esta situación, podamos salir ilesos.

  • Lo primero y más importante es intentar mantener la calma. Los nervios pueden ser muy traicioneros y pueden hacernos tomar decisiones erróneas. Si mantenemos la calma lograremos poder pensar con mayor claridad y así actuar con más rapidez.
  • No pierdas el tiempo en recoger objetos que consideres de valor. Ante un incendio cada segundo valdrá oro.  Lo más importante es tu salud y la de las personas que se encuentren contigo en ese momento.
  • Si hay niños en el lugar del incendio, no los dejéis solos.
  • Estudia rápidamente la situación. Detecta de dónde proviene el fuego, qué probabilidades hay de que se extienda con rapidez y cuál es la forma más rápida y segura de abandonar la zona.
  • No te encierres en una estancia. Trata de abandonar el lugar. Si no puedes llegar a la puerta de salida del edificio, sube a la azotea.
  • Para abandonar un edificio en el que se está produciendo un incendio, hazlo siempre utilizando las escaleras para salir de él. Nunca uses el ascensor.
  • Si hay humo denso, humedece ropa o trapos con agua y colócalos en la boca o nariz. SI no puedes salir de una estancia, cierra la puerta de la misma, moja toallas y colócalas en las rendijas por donde pueda entrar el humo.
  • Otro de los consejos para saber cómo actuar ante un incendio es que te agaches para respirar lo menos posible el humo. Recuerda que éste siempre tiende a subir hacia el techo, por lo que camina agachado para inhalar el máximo de oxígeno posible. Uno de los peligros principales en los incendios es que, al respirar humo, muchas personas pierden el conocimiento por asfixia.
  • Si es posible, avisa en cuanto puedas a los bomberos o hazte notar para que alguien identifique tu posición.
  • Si se prende fuego en alguna prenda que lleves puesta, tírate al suelo y gira sobre ti mismo. Es una buena idea mojar la ropa que llevas puesta.

Para saber cómo actuar ante un incendio, lo mejor es que tanto tú como tu familia tengáis memorizado y ensayado un plan de evacuación ante la posibilidad de poder vivir esta experiencia tan peligrosa.