Al igual que procuramos ingerir comidas saludables para evitar enfermedades y lograr una buena calidad de vida, debemos atender al cuidado de nuestros dientes y mantener su higiene cepillándolos varias veces al día, sobre todo después de degustar cualquier tipo de comida o bebida.

Para aplicar correctamente este hábito tan rutinario debemos comenzar por saber cómo elegir correctamente la pasta de dientes.

Ante la amplia variedad de tipos de pastas de dientes existentes en el mercado puede resultar complicado saber seleccionar la más adecuada.

Una vez que la hayamos encontrado, el correcto cepillado de los dientes será otro factor fundamental para lograr una buena higiene bucal. Por las mañanas, tras desayunar para poder afrontar el día con energía, después de comer al mediodía o tras ingerir alimentos antes de dormir, deberemos cepillar nuestros dientes con cuidado, uno a uno y desde la base.

En cuanto a la elección de la pasta de dientes, deberemos tener en cuenta las necesidades y circunstancias personales de los dientes de la persona a la que va destinado este producto:

  • Pasta de dientes para evitar la sensibilidad dental: hay personas que muestran una especial sensibilidad al frío o al calor de las comidas y bebidas. Este tipo de bocas requieren el uso de pastas de dientes que refuercen el esmalte para evitar molestias como las descritas.
  • Pastas de dientes blanqueadoras: muchas personas dan especial importancia a mantener el color blanquecino de su dentadura. Existen pastas de dientes que han sido creadas para cuidar y mantener el color del esmalte. Pueden dar buenos resultados pero es probable que además de su uso sea necesario compaginarlas con tratamientos profesionales alternativos en el dentista. Antes de su uso, lo más conveniente es consultarlo con un especialista para que nos indique cuál será la forma más efectiva de utilizarlas.
  • Pastas de dientes infantiles: cuidar la salud de la boca de los niños es algo que los adultos debemos inculcar desde que son muy pequeños.  Existe una gran variedad de pastas de dientes destinadas a los niños, con sabores llamativos para que no les produzca rechazo. Lo que tienen en común todas ellas es su baja concentración de flúor. En este sentido, un niño nunca debe utilizar la pasta de dientes de un adulto.
  • Pastas de dientes que contengan clorhexidina: son pastas de dientes destinadas a personas con problemas de gingivitis. Pueden alterar el color del esmalte de los dientes, un problema que puede solucionarse con un buen tratamiento por parte de un especialista.