Nuestro espacio laboral suele estar compartido con otros compañeros de faena junto a los que pasamos muchas horas del día. Saber cómo fomentar el compañerismo en el trabajo puede lograr evitar situaciones tensas o de estrés y conseguir un ambiente de trabajo saludable.

Antes de mostrar las pautas que debes seguir en tu empresa, debes entender a qué nos referimos con “compañerismo”. Y es que, ser buenos compañeros de trabajo significa algo más que ser cordiales con la persona que trabaja junto a nosotros o sentir aprecio por ella.

Ser compañeros de verdad implica trabajar de la mano para lograr un proyecto común, confiando, apoyando y siendo comunicativos con la persona que trabaja junto a nosotros.

Sé el primero en fomentar el compañerismo en tu trabajo siguiendo estos cuantos consejos que te ofrecemos para poder lograr trabajar tranquilo y feliz:

  • Aprende a escuchar: logra entendimiento, evita malas interpretaciones y genera buena comunicación. Cuando alguien se siente escuchado, se siente bien porque es un signo de que importa lo que dice. En el trabajo, es importante escuchar a los demás e intentar entender su postura.
  • Generar encuentros fuera del ambiente laboral: es otra manera eficaz de fomentar compañerismo en tu trabajo. Reunirte con las personas que trabajan junto a ti, fuera del espacio laboral y con un propósito que nada tenga que ver con la responsabilidad del trabajo, estrechará lazos entre todos. Un café, una cena, una comida… cualquier actividad ociosa y relajada te permitirá conocer de una forma más personal a los demás y aliviará tensiones generadas en la rutina diaria. De esta forma, lograrás trabajar de una manera más saludable.
  • Evita las críticas malintencionadas: esto no significa que no se le deba decir a alguien que se ha equivocado. SI existe un fallo por parte de alguien y afecta a la cadena de trabajo del equipo, hay que hacérselo saber. La clave es la manera de comunicar ese error. Nunca se debe hacer a sus espaldas. La crítica debe ser, además, siempre constructiva.

Las buenas intenciones se contagian. Prueba a dar el primer paso entre tus compañeros y comprueba por ti mismo cómo otros tratarán de seguir tu actitud positiva y conciliadora.

Tan sólo intentando seguir estas tres pautas marcadas en los puntos anteriores, lograrás acrecentar el compañerismo en el trabajo. Eliminar tensión dentro del espacio laboral, logrará que acudas a trabajar tranquilo, algo que, sin duda, tu salud mental y tu salud física agradecerán.