El trabajo y las responsabilidades que conlleva, hacen que, en ocasiones, nos resulte difícil desconectar de él.

Pero existen una serie de consecuencias por no saber desconectar del trabajo que debes conocer. Sobre todo porque tu salud está en juego.

Las consecuencias de no saber desconectar del trabajo son:

  • Depresión y ansiedad.
  • Cansancio.
  • Problemas para dormir.
  • Estrés.

Además de problemas de salud, las consecuencias de no saber desconectar del trabajo también pueden focalizarse en tu entorno social y tu relación con él.

Un ejemplo puede darse durante las vacaciones de verano. Imagina que viajas con tu familia, pero no te permites desconectar el móvil, la Tablet o el ordenador ni un solo día. Las consecuencias de no saber desconectar en el trabajo en casos como éste son:

  • No disfrutar de tu tiempo de ocio. No realizar actividades que verdaderamente te gustan y te pueden relajar.
  • No disfrutar lo suficiente de tus seres queridos.
  • Sentir una constante insatisfacción por no rendir lo suficiente en tus tareas laborales, ya que no les estas dedicando el tiempo necesario, y por no satisfacer las necesidades de tus seres queridos, que no podrán disfrutar de ti plenamente.

Las personas demasiado exigentes consigo mismas, con un sentido de la responsabilidad demasiado desarrollado, con jefes duros y agresivos o aquellas que, simplemente, se ven incapaces de separarse de su móvil (hoy en día, aparatos que son auténticas oficinas de bolsillo), corren el riesgo de sufrir todas estas consecuencias por no saber desconectar del trabajo.

Piensa que, relajar la mente unos días, es necesario. Lograrás sentirte mejor, serás más feliz y te mostrarás más sereno y relajado. Ésta es una manera de recargar energías y volver a afrontar con fuerza tus tareas laborales cuando vuelvas al trabajo. Tu rendimiento será mayor y tu productividad también.

Para no sufrir las consecuencias de no saber desconectar del trabajo, sé previsor. Trata de dejar todo organizado y planificado para que las tareas y los proyectos fluyan durante tu ausencia. Una buena organización y comunicación con el resto de compañeros y superiores te permitirá desconectar del trabajo sin sufrir ningún cargo de conciencia.