Trabajar con personas que poseen un carácter complicado o que son conflictivas, puede resultar muy molesto.

No saber lidiar con compañeros de trabajo difíciles puede amargarte la existencia, ya que, es en nuestro puesto laboral donde pasamos gran parte de nuestro tiempo.

Por mucha voluntad y actitud positiva que uno ponga, si se tiene cerca a una persona tóxica que alimenta la negatividad y el enfrentamiento, puede hacer que tiremos la toalla si no sabemos cómo lograr que no nos afecte su comportamiento y hay un entorno laboral saludable.

Si eres de los que sufre la presencia a diario de una persona complicada y sientes que puede contigo, lee atentamente los siguientes consejos para lidiar con compañeros de trabajo problemáticos:

  • Sé paciente: no entres en el enfrentamiento desde el primer momento. Si no te afecta en tu rendimiento de una forma directa y tan sólo se trata de una persona con unos modales desagradables, procura tratar lo menos posible con ella. Ignórala todo lo que puedas.
  • No pierdas las formas: si tienes que lidiar en el trabajo con una persona que no te cae bien, trata de ser amable. Puede que tu respuesta positiva ante conductas negativas, le hagan cambiar su manera de ser contigo.
  • No aceptes agresiones verbales, amenazas ni conductas que pongan en peligro tu reputación: si el comportamiento de una persona nociva en el trabajo te afecta de manera directa de cara a tu rendimiento o a tus superiores, actúa. No acumules enfado y frustración en silencio. Eso no va a lograr que el problema desaparezca. De hecho, lo más probable es que la situación vaya a peor.
  • No tengas miedo: trata de mantenerte sereno ante la persona que te molesta en el trabajo. Habla primero con ella con una actitud conciliadora. Si la situación no cambia, comunícale que tendrás que tomar medidas ante un superior.
  • El último de los consejos para lidiar con compañeros de trabajo difíciles, es que nunca te pongas a su mismo nivel. Perder tú también las formas, lejos de solucionar el problema, sólo conseguirá que esa persona problemática y tú, entréis en una guerra absurda y sin fin.

Antes de actuar fuera de ti, párate a pensar por qué una persona hostil en el trabajo actúa como actúa. Trata de comprender qué pretende conseguir con su actitud. Sé analítico para poder encarar la situación de la forma más efectiva.

Aun logrando tu objetivo de relajar la agresividad de ese compañero de trabajo difícil de tratar, nunca bajes la guardia con este tipo de personas.