La Navidad es tiempo de celebraciones, en las que abundan los alimentos y las bebidas. Sin embargo, los excesos en las comidas navideñas conllevan una media de aumento de peso de hasta 4 kilos, por lo que los expertos recomiendan evitar los atracones e ingerir solo la cantidad de víveres que necesita el cuerpo para mantener las funciones vitales, la actividad física y el nivel de deporte que se realice.

Los atracones de comida no solo suponen un aumento considerable de peso, sino que tienen otras consecuencias negativas para la salud, ya que conllevan un consumo de muchas calorías en un periodo corto de tiempo, aumentan la sensación de hinchazón y malestar generalizado, las digestiones se hacen muy pesadas y se prolongan a lo largo de todo el día y de la noche, e incluso se pueden producir vómitos si la cantidad de alimentos es excesivamente elevada.

Además, es frecuente que algunas personas se pongan a dieta unos días antes de estas fechas para poder comer más a gusto después. No solo no es la mejor opción, sino que puede tener el efecto contrario, pues este hábito no es saludable y sin estar asesorados por un experto es posible que se gane peso en vez de perderlo por no realizar un equilibrio correcto de los alimentos que se consumen y del gasto de energía que se realiza.

En estos días hay que disfrutar de las reuniones familiares y las comidas especiales, pero siempre buscando un equilibrio. Por eso hay que consumir un volumen adecuado de alimentos que aporten saciedad con un aporte adecuado de nutrientes. Por ejemplo, de primer plato, se pueden tomar platos ricos en verduras, ya sean en forma de cremas, asadas o al vapor. Y de segundo, una carne o pescado pero en raciones más pequeñas.

En estas vacaciones también se abusa de turrones y otros dulces y establecer un límite, sobre todo a los niños, es complicado. Hay que intentar buscar un punto medio y procurar controlar su ingesta entre horas, ya que un consumo excesivo puede hacer que luego no tengan hambre en las principales comidas del día.

Además, en el caso de las personas diabéticas los turrones sin azúcar son una buena opción, pero tampoco se debe abusar de ellos y las cantidades deben ser moderadas y similares a las de personas no diabéticas. Precisamente los individuos con algunas patologías como la diabetes, sobrepeso u obesidad, son las que tienen que tener más cuidado estos días e intentar controlar su peso y la ingesta de productos hipercalóricos.

Cuídate ante los excesos en Navidad para luego no sufrir las consecuencias.