La curación de quemaduras se puede realizar desde casa, siempre que se traten de quemaduras leves y superficiales.

Todos estamos expuestos a accidentes caseros en los que podemos sufrir quemaduras en la piel. Las más habituales se producen en la cocina, donde el uso del fuego y de líquidos hirvientes es diario, aunque también son comunes las quemaduras provocadas por productos químicos que usamos normalmente para limpiar (amoniaco, cal, lejía, etc.).

Existen tres tipos de quemaduras, dependiendo de la gravedad y profundidad de la piel afectada. La curación de quemaduras deberá ser tratada de forma diferente según el grado de gravedad de las mismas:

  • Quemaduras de primer grado: son leves y sólo se daña la piel más superficial. La zona quemada queda dolorida e inflamada. Son las que se pueden tratar en casa conociendo los cuidados básicos para ello.
  • Quemaduras de segundo grado: afectan a la dermis (capa de piel situada bajo la capa más externa o epidermis). Además de dolor e inflamación, aparecen ampollas en la herida. Aunque puedes hacer una primera curación de la quemadura en tu casa, es aconsejable que visites al médico para seguir el correcto tratamiento.
  • Quemaduras de tercer grado: afectan a tejidos profundos de la piel. Son graves y requieren de atención médica inmediata.

Para una correcta curación de quemaduras:

  • Moja la zona afectada con agua fría del grifo durante 10 ó 15 minutos.
  • No apliques sustancias con grasa como puede ser la mantequilla o el aceite; tampoco recurras al falso mito de la pasta de dientes para aliviar el dolor de una quemadura.
  • Después de mojar la quemadura, aplica una gasa limpia y humedecida sobre la zona.
  • Después seca la zona con un paño limpio que no deje restos de pelusa. No utilices algodón para realizar este proceso.
  • Si hay ampolla, no la revientes. Podría infectarse.
  • En los días posteriores, sentirás picor en la zona quemada. En ese caso, no te rasques.
  • Si la quemadura es pequeña y leve, aplica alguna crema recomendada por el farmacéutico para este tipo de dolencias. El aloe vera es muy efectivo en estos casos.
  • Si la quemadura es extensa, profunda, o afecta a las zonas de articulaciones, cara, glúteos o ingles, así como si notas que persiste el dolor y aumenta o si padeces fiebre, acude al médico. Un especialista sabrá cuál es la curación de quemaduras más correcta en estos casos.