Las vacaciones llegan a su fin y con la vuelta al trabajo no debemos caer en el sedentarismo laboral. Obesidad, debilitamiento óseo, dolores de espalda, o enfermedades cardiovasculares suelen ser algunas de las consecuencias que se derivan de la falta de ejercicio diario.

Para evitar estas dolencias y mejorar la salud de los trabajadores, Unipresalud ha creado un decálogo en el que se ofrecen consejos para combatir el sedentarismo laboral y sus efectos:

1. Caminar durante la jornada laboral. Levantarse de la silla cada hora para estirar las piernas y realizar pequeños paseos por la oficina activa la musculatura de las piernas.

2. Subir por las escaleras y evitar el ascensor. Con esta práctica se reduce el perímetro de la cintura, la grasa acumulada y se disminuye el colesterol.

3. Rebajar la tensión de los hombros. Con un sencillo ejercicio que consiste en entrelazar los dedos y elevar los brazos por encima de la cabeza, manteniendo la postura durante un mínimo de 15 segundos.

4. Elevar los pies. Tener un reposapiés para poder levantar los pies garantiza una buena prevención de posibles dolores de espalda.

5. Otro de los consejos para combatir el sedentarismo laboral consiste en hacer estiramientos antes de empezar la jornada y al finalizar. Realizar estiramientos antes de sentarse en el lugar de trabajo, prepara al cuerpo para aguantar las primeras horas.

6. Aprovechar las esperas al máximo. Si se realizan desplazamientos con frecuencia, una buena opción es convertir los ratos de espera en pequeños paseos para estirar las piernas. Una sala de embarque, por ejemplo, puede transformarse en el lugar idóneo para hacer ejercicio.

7. Síndrome de dolor lumbar. Para aliviarlo, es recomendable colocar las palmas de las manos en la parte baja de la espalda en la zona de las caderas y con los dedos hacia abajo, presionando suavemente con las manos hacia delante.

8. Abdomen fuerte. Contraer el ombligo hacia adentro y levemente hacia arriba nos ayuda a activar y fortalecer la pared abdominal.

9. Mantener una postura adecuada. Espalda recta, pies apoyados suelo y mantener las rodillas al mismo nivel o por encima de las caderas.

10. Caminar lo máximo posible. En caso de salir de la oficina (reuniones, comidas, etc.), se recomienda andar lo máximo posible y evitar utilizar el coche, siempre que la distancia lo permita.