El deporte y en general ejercitar el cuerpo es un factor saludable que deberíamos de realizar a diario. A la tercera edad, si quieres disfrutar de un envejecimiento sano debes practicar regularmente deporte apropiado para ti.

Los beneficios no solo a nivel físico, sino también emocional ayudan a afrontar la vida con más optimismo evitando la soledad, un factor muy decisivo que normalmente ronda por la cabeza cuando llegas a cierta edad. Este riesgo para la salud física y mental de las personas mayores, es posible prevenirlo con actividades que faciliten la socialización.

Además, hay estudios que reconocen que hacer ejercicio retrasa el envejecimiento del cerebro y puede prevenir el desarrollo de enfermedades como el alzhéimer.

Abandona el sedentarismo, nunca es tarde para empezar a ser activo y practicar ejercicio.

Los principales beneficios de la práctica de ejercicio físico en la tercera edad son:

-Disminuye el estrés y el insomnio.

-Aumenta la sensación de bienestar a nivel general.

-Ayuda a mantener el peso y a adelgazar.

-Disminuye la proporción de grasa en el cuerpo.

-Reduce el riesgo de desarrollar depresión.

-Retrasa el deterioro cognitivo estimulando la neuroregeneración.

-Favorece la liberación de endorfinas, sustancias involucradas en el bienestar emocional y la felicidad.