¿Eres de los que les gusta descansar con música o de los que necesitan un momento de silencio absoluto? Si eres de los más melómanos, te alegrará saber que son muchos los seguidores de prácticas y pensamientos espirituales que aseguran que los hercios en la música influyen en el estado mental o psíquico de las personas.

Según ellos, modular los hercios de la música puede ayudarnos a descansar y por lo tanto a proteger nuestra salud, ya que es una forma de equilibrar mente y cuerpo.

Los defensores de esta idea sostienen una teoría que, cuanto menos, no deja de ser sorprendente y que, por supuesto, también encuentra detractores.

A continuación, te mostramos su explicación de por qué modular los hercios en la música puede ayudarnos a descansar:

  • El Hercio es una unidad física que mide la frecuencia de ondas y vibraciones. Las ondas sonoras que produce un sonido, en este caso la música, que posee una serie de vibraciones que son medidas en Hercios.
  • Estas teorías espiritualistas afirman que hoy en día la mayor parte de la música en todo el mundo está ajustada a la medida de LA=440 Hz. Sin embargo, aseguran, no siempre fue así.
  • Antes, la medición en Hercios de la música se ajustaba a los 432 Hz. ¿Cuándo cambió esta medición? En 1939, cuando Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi, creó un decreto aplicable a todo el mundo con el que impuso afinar la nota LA a 440 Hz.
  • Por otro lado, esta teoría sostiene también que el propio universo y el campo celular y neuronal de las personas emiten vibraciones naturales que forman un equilibrio. La medida de 432 Hz es la que, matemáticamente, mejor se ajustaría a esta vibración universal, pudiendo proteger nuestra salud mental y física de desajustes.
  • Descansar a través de la modulación de los Hercios de la música es posible ajustándolos a la medida de 432 Hz. De esta forma, las ondas sonoras de la música vibran en sintonía con el universo y la naturaleza, provocando un enorme sentimiento de paz y relajación en los seres humanos.
  • Muchas personas que han hecho la prueba de escuchar una melodía musical ajustada a 440Hz para más tarde volver a escucharla con una modulación a 432 Hz aseguran haber notado la diferencia no sólo en la calidad del sonido, sino también en las sensaciones que éste les provoca.

Como con todas las teorías sin una base científica, esta idea de la protección de la salud y del bienestar a través de la modulación de los Hercios en la música tiene sus detractores. Éstos aseguran que en la música modulada a 440 Hz no existe ningún efecto negativo para la salud.

Y tú, ¿has hecho ya la prueba?