En muchas ocasiones, no sabemos cómo desconectar del trabajo en las vacaciones de Navidad.

Lo cierto es que, aunque nos lo propongamos, al final no podemos resistir la presión laboral impuesta, no sólo por nuestros superiores, sino también por nosotros mismos. Nos puede la responsabilidad, el estrés generado al pensar en el trabajo acumulado, que vamos a encontrar cuando regresemos y esa sensación de que sólo nosotros podemos encargarnos de determinadas tareas.

Ante lo descrito, si quieres saber cómo desconectar del trabajo en las vacaciones de Navidad, lee atentamente los siguientes consejos que te proponemos a continuación:

  • Sé precavido e intenta adelantar todo el trabajo que puedas antes de marcharte de vacaciones. Habrá tareas que será imposible dejar adelantadas, pero seguro que hay muchas otras que puedes avanzar para que no te quiten tiempo cuando regreses de las vacaciones.
  • Deja a alguna persona como encargada de las tareas que debes realizar normalmente y que resultan imprescindibles. Es importante que sepas delegar en otros compañeros. Proporciónales toda la información que puedan necesitar para que la tengan siempre a mano durante tu ausencia.
  • Con la existencia de los teléfonos móviles es difícil desconectar. Si no puedes evitar hacer ciertas consultas a través del teléfono o realizar llamadas puntuales, proponte un tiempo límite cada día. Por ejemplo, no uses el teléfono más de media hora cada día. El resto del tiempo procura no llevarlo encima.
  • Algo que puedes hacer para desconectar del trabajo en las vacaciones de Navidad, es activar una respuesta automática en los correos electrónicos que recibas. Estas respuestas automáticas informan del día que regresarás de tus vacaciones y de quién es la persona a la que se pueden dirigir durante tu ausencia.
  • Haz un propósito firme de descansar y de disfrutar de tus seres más queridos. Duerme más, pasea con tu familia, visita a familiares que no suelas ver, etc.

Piensa que no saber cómo desconectar del trabajo en las vacaciones de Navidad, provoca que no quedes satisfecho ni con el tiempo de ocio disponible, ya que sientes que no has disfrutado de él de forma plena, ni con el trabajo realizado, ya que siempre queda la sensación de que estás haciendo las cosas a medias.