Todos tenemos momentos en nuestro proceso laboral en los que nos encontramos más dispersos de lo normal. Son etapas en las que uno siente que por más que echa horas, no saca el trabajo adelante con la rapidez que le gustaría.

Mejorar la productividad en el trabajo sólo depende de uno mismo es beneficios para sentirte bien y para tu salud. Es una cuestión de actitud y buena organización.

Toma nota de los siguientes consejos para mejorar la productividad laboral y pronto comenzarás a notar los buenos resultados:

  1. Prioriza: en tu trabajo diario hay tareas que son más importantes que otras. Algunas, incluso, pueden ser prescindibles y ni siquiera te has parado a pensarlo. No pierdas demasiado tiempo en las tareas secundarias.
  2. Organización: antes de comenzar a trabajar, organízate. Márcate una pauta de trabajo diaria, agenda las actividades para organizar tu tiempo y marca objetivos diarios.
  3. Vence la desidia: la rutina y el aburrimiento pueden restar ánimo a la hora de emprender las tareas diarias. Busca motivaciones que te permitan darte ese empujón que necesitas.
  4. Enfrenta primero lo menos apetecible: en todo proceso laboral, sea del tipo que sea, hay tareas que nos cuestan más que otras. Dejar aquello que nos resulta más pesado para el final, es un error. Otro de los consejos para mejorar la productividad es que trates de eliminar esas tareas antes que otras.
  5. Acondiciona tu lugar de trabajo: un despacho acogedor, una mesa limpia, un espacio tranquilo, etc. influirán en tu productividad. Es importante que te sientas cómodo en el lugar de trabajo.
  6. Evita distracciones: la música, el teléfono móvil, un televisor... son muchos los factores que pueden causar distracción en una persona que se encuentra trabajando. Evita todo aquello que te descentre de tu tarea.
  7. Haz descansos: cuando sentimos que el tiempo se nos va sin estar aprovechándolo, tendemos a forzar la situación. Tratamos de abarcar mucho más de lo que deberíamos. A veces, es recomendable que te tomes un descanso, despejes la mente y después reanudes tu trabajo.
  8. Atento a tus horas de mayor productividad: uno sabe cuándo se encuentra más animado o cuándo ha cogido ritmo. Aprovecha esos momentos para centrarte al 100 % en tu tarea.
  9. Delega en otras personas: a veces tendemos a querer abarcar todo el trabajo nosotros solos, pudiendo delegar tareas a otras personas.
  10. Madruga más: para mejorar tu productividad puedes probar a aprovechar una hora más por las mañanas. Si haces el esfuerzo, puedes llegar a adelantar mucho trabajo.

  Si quieres cuidar tu salud dentro y fuera del trabajo, consulta a nuestro asesor