Existen multitud de ejercicios para ayudar a tu corazón que puedes practicar y que son altamente beneficiosos para tu salud cardiovascular. Sólo necesitas un poco de constancia y disciplina mental. Con el tiempo tu corazón te lo agradecerá.

De hecho, hoy en día, a esta serie de ejercicios que engloban varias modalidades, se les conoce con el nombre genérico de “cardio”. ¿Por qué? Porque tu corazón es el órgano del cuerpo que sale más reforzado con todos ellos.

Hacer “cardio” consiste en realizar ejercicios aeróbicos que hacen trabajar intensamente durante un periodo de tiempo de media hora a los músculos del cuerpo en conjunto, con el objetivo de lograr eliminar la grasa acumulada. Esto provoca que el corazón trabaje con más fuerza, pues debe bombear más oxigeno contenido en la sangre del habitual. Y si el corazón trabaja más, se fortalece.

Entre los ejercicios para ayudar a tu corazón, están:

  • Caminar: lo ideal es que des un paseo diario de al menos 30 minutos de duración a buen ritmo.
  • Comba: no pienses que saltar con una cuerda es sólo cosa de los más pequeños. La comba hace trabajar a todos los músculos de nuestro cuerpo de manera intensa.
  • Footing: correr se ha convertido en el deporte de moda. Pero recuerda que, si tienes problemas de rodillas, tobillos o piernas en general, puede ser un ejercicio demasiado agresivo para ti. En ese caso puedes suplirlo por una buena caminata.
  • Natación: el medio natural en el que se practica este deporte obliga a trabajar todo el conjunto muscular de nuestro cuerpo.

Todos estos ejercicios para ayudar a tu corazón no están dirigidos sólo a personas sanas. Si tu corazón ya te ha dado un buen susto, has sufrido algún infarto o has pasado por el quirófano, consulta con tu médico sobre los ejercicios más recomendables para ti. Él sabrá aconsejarte y te descubrirá que un ejercicio cardiovascular adaptado a tus posibilidades y necesidades, alargará tu vida, así como la calidad de la misma.