Existen varios ejercicios para embarazadas, que pueden resultar muy saludables. Son recomendables para, llegado el momento, afrontar un parto en las mejores condiciones físicas y psicológicas.

Antes de nada, no te aventures por tu cuenta. Siempre debes consultar con tu médico para que él te recomiende qué ejercicios para embarazadas son los más convenientes para ti.

Piensa que por muy vital que te sientas, durante el embarazo no se puede hacer cualquier tipo de ejercicio ni realizar movimientos demasiado bruscos.

Algunos ejercicios para embarazadas, que pueden realizar casi todas las personas que se encuentran en estado y que no están viviendo un embarazo de riesgo o cuyas condiciones físicas, entran dentro de lo normal, son:

  • Estiramientos para embarazadas: realizar estiramientos de forma lenta y relajada, ayuda a desentumecer las articulaciones y los músculos del cuerpo. Mejoran la circulación y evita la sensación de pesadez corporal. El yoga para embarazadas es una práctica que incluye este tipo de ejercicios, muy recomendables para relajar mente y cuerpo. Por ejemplo, te puedes poner de pie, colocar las manos en la cintura, los pies al nivel de tus hombros y subir y bajar los talones, apoyándote sobre la punta de los dedos de tus pies, realizando varias series de tres minutos de duración cada una. En la misma posición, puedes estirar un brazo hacia arriba, por encima de tu cabeza, y después el otro, repitiendo también estos movimientos en series de tres minutos.
  • Caminar: pasear es una actividad muy saludable, recomendada para todo tipo de personas. Las mujeres embarazadas pueden realizar un paseo diario, ya que no supone un gran esfuerzo, es cómodo de realizar y ofrece muchos beneficios cardiovasculares.
  • Natación: al flotar en el agua, las embarazas encuentran este medio muy cómodo para hacer ejercicio, pues no sienten el peso del cuerpo. Nadar de forma tranquila y relajada puede resultar muy saludable.

Un último consejo: procura comer bien y mantener tu cuerpo completamente hidratado antes de realizar ejercicio. Si notas dolores, mareos, náuseas o cualquier tipo de malestar o molestia, para inmediatamente y acude al médico.

Antes de realizar cualquiera de los ejercicios para embarazadas, asegúrate antes de que no existe ninguna contraindicación médica.