A veces, un menú saludable y la Navidad pueden parecer conceptos incompatibles, pero lo cierto es que no tienen por qué serlo. Cuidar de tu salud en época de Navidad es posible a pesar de los excesos que tendemos a realizar en fechas tan señaladas.

Organizar un menú saludable para Navidad es cuestión de una buena planificación, así podrás elegir alimentos adecuados que aporten, de una manera equilibrada, la calidad y el sabor buscados en comidas tan especiales.

Si a esto unimos la capacidad de no sobrepasarnos y de no cometer excesos, podremos mantener la línea y disfrutar de una dieta sana sin sufrir empachos ni indigestiones.

Para elaborar un menú saludable para Navidad, debes seguir las siguientes pautas:

  • Ya que un menú navideño suele componerse de varios platos, el principal debe presentar el alimento más fuerte, como es la carne o el pescado. El resto de platos deben ser ligeros, pero no por ello menos sabrosos.
  • Puedes elaborar unos entrantes en los que las verduras y las frutas sean las protagonistas.
  • El marisco también es una buena opción, aunque no se debe abusar de él.
  • El consumo de alcohol es perjudicial para tu organismo, además de que engorda. Evita el exceso, sobre todo de manera habitual, y así podrás protegerte de enfermedades. Puedes brindar y tomar una copita de vino o champán, pero sin abusar.
  • Evita las salsas que engorden, como la mayonesa. Elimina del menú navideño los fritos y los embutidos o los quesos demasiado grasos.
  • Como primer plato, una buena sopa caliente de verduras o marisco puede ser una magnífica opción dentro de un menú de Navidad saludable.
  • Las carnes, mejor blancas que rojas: pollo, pavo, cordero, etc.
  • Evita abusar del pan. Los canapés ya pueden contenerlo, por lo que modera su consumo el resto de la comida. Procura que sea pan integral.
  • Como postre, la opción más recomendable, sin duda, es la fruta. Será inevitable comer algún polvorón, un trozo de turrón o mazapán. Estas navidades, date un capricho, pero sin excederte. Acompañar uno de estos dulces con una infusión digestiva tras la comida será lo más saludable.

Recuerda que no se trata de sufrir. En Navidad, es difícil no caer en la tentación de los dulces o en la de picar entre horas. El truco para poder mantener un menú saludable en Navidad es no excederse y darse algún pequeño capricho con moderación. Sólo así, seremos capaces de proteger nuestra salud y de no coger algunos kilos de más.