Cada vez existe más concienciación sobre la importancia que, realizar ejercicio físico, tiene para nuestra salud.

Cada día, son miles y miles las personas que se deciden a abandonar una vida sedentaria y comenzar a realizar algún tipo de actividad física. Sea cual sea el tipo de ejercicio que hayas decidido realizar, la inexperiencia o el desconocimiento pueden provocar movimientos inadecuados o métodos mal ejecutados que repercutirán en nuestro cuerpo, provocando molestias y dolores.

Son errores comunes al hacer ejercicio que se cometen de manera inconsciente. Toma nota de cuáles son y así podrás identificar si estás cayendo en alguno de ellos. De esta forma, podrás enmendar el error a tiempo y así disfrutar del ejercicio de una manera completamente productiva:

  • Sabemos que la ilusión de emprender una nueva actividad puede hacer que seas impulsivo. Pero, antes de hacer ejercicio, debes prepararte. Selecciona un calzado adecuado y una ropa cómoda que te permita moverte con soltura. Una ropa o un calzado inadecuados pueden provocarte dificultades de movimiento o inestabilidad.
  • Antes de realizar ejercicio, no sólo debes preparar la indumentaria. También es necesario preparar tu cuerpo. Para ello debes realizar una sesión de estiramientos previos al ejercicio en sí.
  • No realizar un precalentamiento previo al ejercicio, hará que cuando comiences a realizar el tipo de ejercicio que sea, sientas tu cuerpo entumecido, acartonado, poco elástico. Correr de manera suave durante unos minutos será suficiente para que tu respiración, tu corazón y tu cuerpo, se preparen para una actividad física mayor.
  • El desgaste físico provocará en ti la sensación de sed y hambre. Pero no debes comer de manera copiosa durante la práctica de ejercicio o justo antes de comenzarla. Beber mucha agua tampoco es buena idea. Piensa que los movimientos que vas a realizar son más bruscos de lo normal. Si el estómago está muy lleno o en pleno proceso de digestión pesada, puede alterar su funcionamiento y provocar vómitos o mareo. Un pequeño tentempié durante un descanso o unos suaves sorbos de agua serán suficientes.
  • Por último, evita otro de los errores más comunes al hacer ejercicio como es el de querer alcanzar un nivel demasiado alto de actividad desde el principio. Es bueno que te fijes una meta y que quieras alcanzarla. Pero para ello, el proceso debe ser progresivo, de menos a más. Comienza con tiempos de ejercicio más cortos y con tablas menos duras y costosas. Poco a poco ve aumentando la intensidad con el paso del tiempo.

  Si te interesa tu salud y la de tu familia, consulta a nuestro asesor.