El Feng Shui en el trabajo consiste, según esta creencia milenaria china, en lograr un espacio de armonía y energía positiva para que aflore la buena suerte y la productividad de nuestra tarea. Esta armonía se consigue mediante la distribución meditada del mobiliario, del espacio y de los elementos, que componen la estancia en la que vamos a trabajar.

Por lo tanto, para lograr un buen Feng Shui en el trabajo, debes tener claras ciertas pautas a seguir:

  • El escritorio: debe estar situado de cara a la puerta, nunca de espaldas. Esta situación te coloca en una posición de liderazgo y control del espacio, pudiendo ver en todo momento quién entra en la estancia. El escritorio debe ser espacioso, sin esquinas, con bordes redondeados y debe permanecer ordenado.
  • Cuadros y adornos: coloca cuadros artísticos en la pared situada frente a tu silla. También puedes adornar tu escritorio con alguna escultura o pieza decorativa. Todos estos elementos potenciarán tu creatividad.
  • Plantas: son necesarias para un buen Feng Shui en el trabajo. En la pared este, puedes colocar algún tipo de planta que crezca hacia arriba, como las enredaderas, como símbolo de prosperidad y crecimiento. También es recomendable que coloques alguna planta encima de una alfombra, en caso de que la haya. Las plantas y las flores son elementos naturales perfectos para atenuar las ondas generadas por los aparatos eléctricos que suelen existir en un lugar de trabajo como pueden ser un ordenador, una impresora, un teléfono móvil, etc.
  • Agua: las peceras, los cuadros de cascadas o fuentes, también fomentarán la prosperidad de tu trabajo o negocio. Si posees mobiliario construido con elementos naturales como piel o madera, coloca el elemento de agua cerca de ellos.
  • No coloques estanterías sobre el lugar en el que te sientas frente al escritorio.
  • La luz: las lámparas que ofrecen la posibilidad de graduar la intensidad de la luz son perfectas para generar un ambiente relajado, sin demasiada intensidad de luz ni, por lo contrario, demasiada oscuridad.

 

Si eres amante de la filosofía y el arte oriental, no dudes en poner en práctica estas técnicas de Feng Shui en el trabajo.