Fortalecer los gemelos es uno de los objetivos más sacrificados para todas aquellas personas, que se disponen a trabajar estos músculos del cuerpo. Para ello, se requiere mucha paciencia y constancia, porque es una zona en la que tardan en verse los resultados.

Para fortalecer los gemelos y mantenerlos firmes y tonificados, existen una serie de ejercicios que puedes realizar y combinar. Son ejercicios sencillos, que puedes realizar en tu casa, sin necesidad de disponer de una maquinaria como la que existe en los gimnasios. Sólo necesitarás unas simples mancuernas y ropa cómoda.

Toma nota:

  • Primer ejercicio para fortalecer los gemelos: es el más sencillo de todos. Con las pesas en las manos y los brazos pegados a las caderas, colócate de pie y bien recto. Separa los pies unos centímetros el uno del otro, alineados cada uno con un hombro. Ponte de puntillas. Baja y sube los talones lentamente, veinte veces seguidas.
  • Segundo ejercicio para fortalecer los gemelos: situándote en la misma posición que en el ejercicio anterior, se trata de realizar el mismo ejercicio pero doblando hacia detrás una de las rodillas. El pie que mantienes en el suelo debe realizar el mismo movimiento descrito en el ejercicio anterior, elevando el talón lentamente y volviéndolo a apoyar en el suelo. Repite el ejercicio con la rodilla contraria doblada.
  • Tercer ejercicio para fortalecer los gemelos: sujeta las mancuernas a la altura de tus hombros, flexionando los codos. De pie, da un paso hacia delante con una de las piernas mientras el pie de la pierna contraria queda sin moverse, apoyado en el suelo. A la vez que das el paso hacia delante, flexiona levemente la cintura hacia delante. Luego regresa el pie a su sitio, junto al otro. Repite la acción con la otra pierna.

Repite esta serie de ejercicios 3 veces al día e intenta combinarlos y variarlos.

Un último apunte. Además de realizar todos estos ejercicios que te acabamos de mostrar, puedes fortalecer los gemelos subiendo y bajando escaleras. Evita utilizar los ascensores y las escaleras mecánicas. Siempre que puedas y tengas la posibilidad, sube y baja las escaleras por tu propio pie.