El tema de conversación en calles y establecimientos públicos es el de la tos, la fiebre y los virus, ¡es la época! Entonces, si ya sabemos lo que va a suceder, ¿cómo podemos prepararnos? La clave está en anticipar y llevar a cabo una serie de recomendaciones que nos harán más fuertes y, si el virus llega irremediablemente a nosotros, poder sobrellevarlo mejor.

Recomendaciones como las siguientes:

  • Desayuna todos los días Vitamina C, el zumo de naranja o pomelo es infalible para poner a punto tus defensas.
  • La miel se convierte en un alimento indispensable para prevenir catarros durante el invierno. Intégrala en el desayuno añadiendo una cucharada en el café o inclusive untando la tostada. Si te sientes flojo/a, exprime un limón y mézclalo con miel. Jarabe natural anti virus.
  • Los probióticos no pueden faltar en tu dieta ya que son los enmarcados de mantener la flora intestinal sin visitantes dañinos.
  • Hidrátate mucho, lo de siempre, bebe mucha agua. Es el acto más sencillo y el mejor para llevar a cabo un estilo de vida saludable.
  • Los niveles de estrés también influyen a la hora de incubar catarros y virus. Trata de eliminarlo o gestionarlo mejor. ¡Positividad siempre!
  • Camina o practica algún tipo de deporte para sentirte bien y mejorar el sistema inmunológico.
  • No te pases tomando analgésicos o antibióticos antes de la cuenta y sin prescripción médica. Llegado el momento, no te harán efecto.

Sabemos que no te hemos descubierto nada nuevo, pero, de vez en cuando, no está de más frenar nuestro ritmo con la llegada del frío y mejorar lagunas rutinas para evitar caer enfermos antes de que pase la temporada.

Además, un seguro de salud, será el que vele por nosotros…