Vamos a nombrar la que es, sin duda, una de las más comunes promesas del Año Nuevo: hacer deporte.

El proceso es repetido por miles de personas cada 1 de enero:

  • Acudimos al gimnasio más cercano a nuestra casa o a nuestro lugar de trabajo.
  • Nos informamos sobre los precios de matrícula.
  • Como nos sobra buena voluntad y mucha predisposición, contratamos un bono anual con la intención de esculpir nuestros cuerpos durante todo el año.
  • Compramos todo el equipamiento necesario para ir cómodos y guapos: chándal, zapatillas, bolsa de deporte, shorts, cinta de pelo, calentadores, etc.
  • Acudimos sin falta a nuestra cita al gimnasio durante las dos primeras semanas.
  • En febrero, nuestro bono anual está guardado en un cajón y nuestra ropa para hacer ejercicio queda doblada en el armario hasta diciembre.

En principio, hemos cumplido una de nuestras promesas del Año Nuevo: hacer deporte. Pero la intención ha durado poco.

¿Dónde está el error? Principalmente en pretender demasiado. Es evidente que hacer deporte cuesta, supone un esfuerzo extra. Mucho más si no estamos acostumbrados. Y si una de las promesas de Año Nuevo es realizar ejercicio, está claro que es porque habitualmente no lo hacemos.

Para que nuestra promesa de Año Nuevo de hacer deporte no quede sólo en el intento, sigue estos prácticos consejos:

  • Comienza con ejercicio ligero. Caminar cada día media hora durante el primer mes te ayudará a preparar a tu cuerpo.
  • Aumenta, poco a poco, el tiempo del ejercicio y la intensidad del mismo.
  • Mentalízate cada mañana. Hacer ejercicio requiere una disciplina mental que puede decaer en muchas ocasiones.
  • Cuando te encuentres realmente convencido y preparado, acude a un gimnasio y asesórate bien. Los profesionales que trabajan en este tipo de centros sabrán adaptar sus consejos a cada caso personal.
  • Elabora junto a ellos tablas de ejercicios semanales, las cuales debes ser capaz de realizar.
  • No seas impaciente. Los resultados tardan en llegar, pero si eres constante y acompañas al ejercicio con una dieta sana, tu cuerpo y tu mente lo agradecerán.

Sigue estas pautas y haz realidad una de las más habituales promesas del Año Nuevo: hacer deporte.