¿Quién no lo ha pensado? Fin de año, vida nueva. La Nochevieja siempre es la antesala de nuevas intenciones, de vidas renovadas y, sobre todo, de propósitos saludables para Año Nuevo. Dentro de las nuevas tareas que cada uno se marca, hay algunas muy habituales que tienen que ver con el cuidado de la salud. Sin duda, son los principales en la escala de propósitos para el nuevo año.

Comer adecuadamente, hacer ejercicio o gestionar el estrés son hábitos que contribuyen de manera positiva a nuestra salud. En este sentido, el Instituto DKV de la Vida Saludable propone doce propósitos para 2016, para que cada mes signifique una nueva oportunidad de mejora de nuestras costumbres.

Si te preocupa tu salud y estas decidido a que sea tu prioridad, en lo que se refiere a su atención, en este nuevo año que se aproxima, toma nota de los siguientes propósitos saludables para Año Nuevo:

  • El primero habla de “cuidar nuestra alimentación”. Comer de forma equilibrada ayuda a mantenernos sanos y a sentirnos mejor. Para ello, aconsejan “respetar las 5 comidas diarias recomendadas, y apostar por una dieta equilibrada y cuanto más variada mejor (fruta, verdura, pan, cereales, pasta, arroz, carnes, pescados, legumbres, lácteos)”. Organiza un dietario semanal con recetas saludables y caseras. Evita las comidas cocinadas fuera de casa y controla las calorías. Esto, unido al ejercicio físico que realices, logrará que pierdas esos kilos de más, que mantengas la línea y evitará además problemas estomacales y cardiovasculares. Las frutas y las verduras deberán ser las imprescindibles en tu alimentación.
  • Tampoco hay excusas para no mover el esqueleto. “Hay que dedicar, al menos, 30 minutos diarios al ejercicio físico, en el caso de un adulto sano, y aprovechar alternativas que requieran de un esfuerzo físico, como subir escaleras, desplazarse andando, etc.”. No se trata de que te machaques en el gimnasio. Proponte abandonar la vida sedentaria y practicar algo de ejercicio cada semana. Sólo con que camines una hora cada día, ya estarás realizando un hábito saludable que puede prevenir enfermedades.
  • Beber mucha agua: es otro de los propósitos saludables para el nuevo año. Mantenernos bien hidratados es fundamental para que nuestro organismo pueda funcionar de forma correcta. Evita los zumos y refrescos azucarados y no esperes para beber agua sólo cuando tengas sed. Hidrata bien tu organismo para protegerte frente a posibles enfermedades derivadas del bajo consumo de este saludable y natural líquido.
  • Otras de las recomendaciones para vivir más sanos es “descansar lo necesario”, procurando dormir entre 7 y 9 horas al día sin interrupciones; y “realizar una respiración saludable y controlar nuestra energía”, para rebajar tensiones.
  • Combatir el estrés y disfrutar de cada momento deben ser otros de los propósitos para el nuevo año; sin olvidar, tampoco, “dedicar al menos 30 minutos a uno mismo”, algo imprescindible para ser feliz: leer un libro, salir a pasear, dedicar tiempo al cuidado personal… los propósitos saludables para Año Nuevo no sólo tienen que ver con el cuidado físico, sino también con el mental. El estrés es una de las lacras del siglo XXI y causa de infinidad de enfermedades mentales y físicas como pueden ser la depresión, las jaquecas, los infartos, etc. Este año, trata de organizar mejor tu tiempo y de disponer de horas para ti y para tu ocio.
  • Las personas se construyen relacionándose y aprender a hacerlo es la base para crecer y vivir mejor. Por eso, resulta enriquecedor mantener una red social sana de familiares, amigos, compañeros y vecinos.
  • Mantén también un peso adecuado y evita tóxicos como el tabaco, el exceso de comida, las drogas… Que son tan dañinos para el cuerpo como para la mente. Hay que saber decir “no” y decir “basta”. Dejar de fumar es un clásico dentro de los propósitos de Año Nuevo. Si eres fumador, seguro que te lo has planteado más de un año. Tómatelo en serio y logra que este año sea el definitivo para abandonar, de una vez por todas, este hábito tan poco saludable.
  • Elimina los riesgos para la salud actuando de forma adecuada y prudente en el trabajo, en la conducción de vehículos, en el hogar, en la práctica de deporte, en el uso de fármacos, etc.
  • Finalmente, programa en la agenda las fechas de las revisiones médicas preventivas básicas según edad y sexo. La realización de chequeos médicos periódicos puede prevenir la aparición de enfermedades. Las mujeres deben ser constantes en su visita anual al ginecólogo, y los hombres realizarse una colonoscopia a partir de los 50.

¿Serás capaz de cumplir todos estos propósitos? Recuerda que sólo necesitas 21 días para construir un hábito y que, en todo caso, lo más importante son los pequeños pasos en el buen camino.

¡Feliz año nuevo!