Una de las claves para volver a la vida real con buen pie, es reconocer que la rutina no está tan mal y que sin ella, las vacaciones no serían tan esperadas y añoradas. El año es muy largo y hay tiempo para todo.

Ahora nuestra máxima preocupación es organizarnos lo antes posible y después, cambiar algún hábito que otro cogido durante la época estival (ya sabéis, el ser humano tiene la mala costumbre de acostumbrarse pronto a lo bueno).  Tras los excesos de estos días, todos volvemos a casa cargados de nuevos propósitos y pautas para eliminar aquellos kilitos de más ganados durante el verano, o simplemente, para cuidar nuestra salud y sentirnos sanos por fuera y por dentro.

Este año, queremos formar parte de vuestra “vuelta al cole” personal, ofreciendo una lista de recomendaciones saludables para que tanto adultos como niños comencéis el curso escolar motivados y cargados de energía.

  • Al contrario de lo que mucha gente piensa, practicar deporte antes de comenzar la jornada de trabajo hará que tengas más energía durante el día.
  • Desayuna variado y sano, evita azúcares refinados.
  •  Almuerza, ¡siempre! Así no llegarás con un hambre horrible a la hora de la comida.
  • En los trayectos al colegio, universidad o trabajo, evita las escaleras mecánicas.
  • ¿Por qué no subir a la oficina por la escalera? ¡Al menos una vez al día! Esto es practicar deporte sin darse cuenta.
  •  Al menos los primeros días, evita el exagerado consumo de lácteos, grasas, pastas, pan…
  • Si vas a apuntarte al gym que no sea para dejar de ir en Navidad. Si eres de l@s que siempre se acaba desapuntando, ¿has probado a apuntarte a clases de pilates, yoga o algún otro tipo de deporte? En vez de la rutina de gym, puedes hacer deporte asistiendo a clases 2 veces por semana.
  •  ¿Qué tal los idiomas? Aprender un nuevo idioma o mejorar aquel que más o menos dominas también es un propósito saludable.
  • Controla las cenas e intenta aprovechar el buen tiempo que todavía queda para salir por las tardes con los niños.
  • Evita el alcohol y…

En muy pocas semanas volverás a tu yo pre-vacaciones, incluso estarás mejor.

El verano se va pero, que no cunda el pánico. ¡Llega el otoño cargado de estampas bonitas y  escapadas de última hora que te alegrarán la vida!