Si el pequeño de la casa ya ha cumplido medio año de edad, es importante que sepas cómo hacer puré de verduras para bebés, ya que es el momento de introducir este tipo de alimento en su dieta.

Hasta entonces, el bebé se alimenta de leche. Aunque ésta seguirá siendo parte fundamental de su alimentación, introducir las verduras en la dieta de un bebé es un paso importante, que aportará un cambio de sabores en su paladar y nutrientes, necesarios para su crecimiento. Aprender cómo hacer puré de verduras para bebés es muy sencillo. Tan sólo tienes que seguir los siguientes consejos:

  • Para detectar posibles alergias, al principio es buena idea que realices purés de una sola verdura. Prueba con una diferente cada semana. Una vez comprobado que su organismo las tolera todas, puedes comenzar a mezclarlas.
  • Selecciona las verduras adecuadas: zanahoria, calabaza, acelgas, judías verdes, calabacín, brécol, etc. Evita las verduras que pueden producir gases como por ejemplo la coliflor o el repollo.
  • Pela, lava y corta en trozos pequeños las verduras y una patata que servirá de base para el puré.
  • Hiérvelas en agua.
  • No utilices sal.
  • Cuando estén blanditas sácalas del agua y escúrrelas.
  • Guarda el caldo en el que has cocido todo.
  • Bate o tritura las verduras y la patata asegurándote de que no quedan hebras con las que el pequeño se pueda atragantar.
  • Si la textura del puré de verduras para el bebé queda muy espesa, añade un poco del caldo para que quede más líquida caldo de verduras en la leche del bebé, para que vaya acostumbrando su paladar.

Como puedes comprobar, saber cómo hacer puré de verduras para bebés, resulta de lo más sencillo. Aun así, recuerda que ante cualquier duda relacionada con el momento adecuado de introducir este alimento en la dieta del pequeño y en cómo hacerlo, la mejor opción es consultar con el pediatra. Él sabrá aconsejarte lo más beneficioso para tu hijo.