Frenar la caída del cabello es una de las principales preocupaciones de millones de mujeres y hombres en lo que respecta a esta parte de nuestro cuerpo. Lucir una bonita melena suele relacionarse con belleza y salud.

Pero esto que acabamos de mencionar, no es lo único que preocupa respecto al cabello. ¿Alguna vez has sentido que te duele el pelo? Si es así, debes saber que esta sensación tiene una explicación.

Los cabellos constan de folículos que son terminaciones nerviosas sensibles al tacto. Estas terminaciones nerviosas del cabello pueden sufrir daños cuando, por ejemplo, cepillamos con fuerza nuestro cabello o cuando lo estiramos durante mucho tiempo prolongado en forma de coleta o moño.

La raíz del folículo puede sufrir daños en sus terminaciones nerviosas. Además, debes pensar que cuando recoges tu pelo, estás forzando a los folículos del mismo a que adopten una determinada posición hacia una dirección concreta. Al soltar el pelo después de un tiempo prolongado recogido, los folículos cambian de posición, algo a lo que son sensibles. Es como cundo forzamos un músculo durante un tiempo en una posición, por ejemplo, doblando una rodilla, y tras un tiempo prolongado estiramos la pierna.

Entre los consejos de belleza en verano, que es la época del año en la que, debido a las altas temperaturas, muchas personas tienden a recogerse el pelo, se encuentra en del cuidado del cabello. Este suele resecarse con el sol y es bueno hidratarlo con mascarillas y cuidando nuestra alimentación. Pero además, muchos dermatólogos advierten de la pérdida de pelo conocida ‘por tracción’. Al estirar demasiado el pelo en la zona del cuero cabelludo, los folículos se debilitan y terminan provocando la caída del cabello.

Además de los incómodos peinados, otras causas que pueden provocar esa sensación de que nos duele el pelo, (el cuero cabelludo, en realidad), son la utilización de champús con componentes químicos demasiado agresivos para nuestro tipo de piel, el estrés o la acumulación de sebo, propio de personas con pelo graso.

Para cuidar de la salud de tu pelo puedes realizar masajes en tu cuero cabelludo y tratar de eliminar el estrés que te provoca tu rutina diaria. Una buena alimentación, que cuente con una dieta variada y equilibrada que proporcione todas las vitaminas y todos los nutrientes necesarios para tu organismo, también es fundamental para lucir un pelo fuerte y sano.