Para combatir el calor las recomendaciones son claras: beber agua, evitar las horas centrales y protegerse del sol. Ante la llegada del verano Cruz Roja ha hecho un llamamiento a la población para que adopte medidas que eviten los efectos nocivos del calor, especialmente en niños y ancianos.

Asimismo, ha indicado que son varios los factores ambientales que afectan a la capacidad del cuerpo para enfriarse cuando hace mucho calor. De esta forma, ha precisado que, si la temperatura se mantiene elevada de manera constante durante un periodo de tiempo prolongado, el mecanismo de la sudoración termina fallando, poniendo en riesgo la salud de la persona, y haciendo que se manifiesten los trastornos debidos al calor, entre ellos la insolación. Por eso se recomienda acudir al médico al "menor" síntoma de malestar tras una exposición al sol.

En esta misma línea, y como hiciera hace meses el Ministerio de Sanidad, ha señalado que también influyen factores de tipo personal, como la edad, enfermedades del corazón o respiratorias, demencias, obesidad, o el consumo de medicamentos o alcohol.

Las recomendaciones para combatir el calor son básicas:

  • En casa permanece en las estancias más frescas y evita que el sol entre directamente (baja persiana). Usa aire acondicionado si puedes, pero ten cuidado con los cambios bruscos de temperatura.
  • Si tienes que permanecer en el exterior, procura estar en la sombra. Evita las actividades en el exterior en las horas centrales del día, sobre todo, si son intensas. Si no lo puedes evitar, procura descansar, hidratarte, protegerte del sol y refrescarte.
  • Utiliza ropa ligera, no apretada y de colores claros.
  • Protégete la cabeza con gorra o sombrero y los ojos con gafas de sol.
  • Haz comidas ligeras e incluya en su menú ensaladas, gazpacho, frutas y verduras, que te ayudarán a reponer las sales minerales que pierdes con el sudor.
  • Bebe líquidos en abundancia, evitando las bebidas alcohólicas o con cafeína.
  • Consulta al médico sobre medidas complementarias para combatir el calor si tienes una enfermedad de riesgo, y no se auto medique.