Habrás oído hablar del Pilates y sus beneficios. Se trata de un entrenamiento inventado por Joseph Hubertus Pilates en el que prima el control de la mente sobre el cuerpo. Es un método basado en el desarrollo de los músculos internos que busca mantener el equilibrio corporal para dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral. La respiración tiene un papel fundamental en este deporte, que se practica a nivel intercostal. Es decir, al inhalar debemos notar como las costillas se separan, y la exhalación suele coincidir con la mayor intensidad del ejercicio.

Los beneficios de su práctica son múltiples: tonifica y moldea los músculos; aporta mayor flexibilidad, destreza, agilidad y coordinación de movimientos; fortalece el abdomen; corrige y mejora la postura; favorece la estilización de la figura; reduce el nivel de estrés y aumenta la elasticidad.

Pues bien, la cara, como cualquier otra parte del cuerpo, está formada por músculos, concretamente tiene más de 50 músculos en total que también necesitan ser ejercitados para estar en plena forma.

En base a esto se ha desarrollado una nueva modalidad de ejercicios fáciles que nos permiten rejuvenecer el rostro de manera natural: el Face Pilates.

Si bien es cierto que ya los trabajamos de forma inconsciente con gestos y al hablar, o a través de nuestras expresiones faciales. Por ejemplo, las arrugas de la frente vienen de fruncir el ceño o las líneas de alrededor de la boca son más propensas en los fumadores. Pero si lo que quieres es mantener la piel del rostro tersa a pesar de que los años pasen, debes llevar a cabo una serie de ejercicios sencillos para mantener la eterna juventud.

Para realizar esta revolución antiarrugas deberás usar tus dedos para estirar y levantar los músculos. De esta forma aumentarás el flujo sanguíneo hacia el músculo, se rellenan las zonas flácidas de la cara y se reducen las arrugas.

Antes de realizar los ejercicios debes localizar los músculos de la cara y el cuello, pero no te preocupes porque en internet encontrarás multitud de videos explicativos sobre como hacerlos correctamente en cada zona sin tener que gastar dinero.

Ten en cuenta que no los vas a aprender de golpe en una sólo sesión ya que se tarda un poco en aprender a dónde hay que tocar en las inserciones musculares y en relajar los músculos que no estás trabajando. Por eso no debes desanimarte a la primera.

Cada rostro es diferente por ello es importante ver que ejercicios son los que benefician a tu rostro.

Los beneficios para el organismo de estirar, estimular y ejercitar los músculos faciales son bastantes:

- Los músculos se desarrollan al entrenarlos.

- Aumenta la producción de colágeno y mejora el estado de tu piel.

- Relaja y desestresa después de una larga jornada laboral.

- Los resultados son casi instantáneos. En una sola sesión de 45 minutos se pueden apreciar.

- Es una fantástica forma de evitar el envejecimiento del rostro.

- Estimula la circulación de la sangre.

- No tiene ningún tipo de contraindicación, y lo ideal es empezar a partir de los 30 años.

Anímate a probarlo, tu salud y tu cuerpo te agradecerán.