Cuidar de nuestro bienestar interno y externo nos ayuda a lucir un aspecto impecable y a sentirnos bien. Elegir un buen corte de pelo, cuidar nuestra piel, el aspecto de nuestras uñas… en definitiva, mirar el espejo y estar conforme con lo que vemos nos hace sentir satisfechos y nos sube la autoestima. Y es que... ¿a quién no le gusta verse guapo?

Por eso, los cuidados estéticos, lejos de ser simples actos frívolos que algunos consideran propios de personas demasiado presumidas, son una manera más de hacernos sentir saludables.

Podríamos decir que los cuidados estéticos deberían ser la guinda del pastel que coronase una vida repleta de rutinas saludables que protegen nuestra salud día a día.

Vamos a centrarnos en el corte de pelo. ¿Estás pensando en cambiar de look? ¿Sabes cuál es el corte de pelo que más te favorece? Si tienes dudas, lo primero que tienes que hacer es identificar qué tipo de cara es la tuya, según su forma. Existen cuatro tipos de cara y dependiendo de una u otra, el tipo de corte de pelo será más recomendable o menos:

  • Corte de pelo que más favorece a caras ovaladas: este tipo de caras son más anchas en la zona de la frente y según se recorre el contorno de la cara hacia la barbilla, la forma va estrechando cada vez más. Este tipo de rostro es muy simétrico y armónico, por lo que elegir un corte de pelo adecuado es sencillo. Todos le irán bien: cortos, largo, con flequillo, sin flequillo, etc.
  • Corte de pelo que más favorece a caras triangulares: cuidar de ti y de tu aspecto con una cara triangular es fácil. Tan sólo debes tener en cuenta que este tipo de rostros poseen una mandíbula y una barbilla estrechas. Esta última, además es alargada. En este caso, los flequillos hacia un lado y a la altura de los ojos ayudan a romper la verticalidad del rostro y a disimular la prominencia de la parte inferior de la cara.
  • Corte de pelo que más favorece a caras redondas: este tipo de caras poseen el mismo ancho y largo. Las mejillas, además, son prominentes y la barbilla es poco pronunciada y redondeada. Los cortes de pelo a media melena y melena larga van muy bien en estos casos. Evita el flequillo corto para que no disminuya aún más tu rostro.
  • Corte de pelo que más favorece a caras cuadradas: son caras cuyo ancho de frente y de mandíbula son iguales. Son rasgos duros, con pómulos marcados y barbillas cuadradas. Lo mejor para dulcificarlos son las melenas con capas largas y poco volumen.