En nuestra sociedad, están muy extendidos los productos para cambiar el color del cabello o tapar las canas que aparecen con la edad. No obstante, hay personas que tienen ciertas reticencias a usarlos, debido a que dudan de la seguridad de los tintes del pelo. ¿Qué hay de cierto en las opiniones que aseguran que su uso es perjudicial para la salud? ¿Tienen fundamento?

A la hora de elegir un tinte, debemos asegurarnos de que es un producto que haya pasado los controles de seguridad pertinentes. El uso de tintes inadecuados puede provocar la caída del cabello y favorecer otro tipo de enfermedades.

La seguridad de los tintes del pelo incide directamente en la salud de nuestro cabello y de nuestra piel. Por esto mismo es fundamental saber elegir bien el producto que vamos a aplicar. Existen tintes naturales compuestos por extractos de plantas y que ofrecen más confianza. Pero también existen productos mixtos que no son perjudiciales para la salud. Y por último figurarían los tintes químicos, que tan mala fama tienen pero que en realidad no son tan perjudiciales como se piensa.

Por eso, desmontamos los mitos que hay en la sociedad sobre la seguridad de los tintes de pelo:

  • Estos productos no son perjudiciales durante la menstruación, ya que no afectan a las fases hormonales de la mujer.
  • Se debe aplicar el tinte sobre el cabello sucio, ya que los problemas cutáneos son menores debido a la barrera natural aislante que produce la propia grasa.
  • Los tintes no son perjudiciales durante el embarazo o la lactancia, puesto que la absorción de los productos es mínima. Si bien, los dermatólogos no recomiendan su utilización para prevenir reacciones alérgicas.
  • Los dermatólogos no encuentran relación directa entre los tintes de pelo y el cáncer. Aun así, recomiendan a las personas que genéticamente tienen probabilidades de padecer esta enfermedad que tengan cuidado con este tipo de productos.

Para evitar problemas cuando se use algún tinte de pelo, recuerda que no deberás dejar el producto en la cabeza más tiempo del necesario, enjuagar la cabeza después de su uso, usar guantes para aplicar el tinte, seguir las instrucciones de la caja, no mezclar diferentes tintes, asegurarte de hacer una prueba previa para las reacciones alérgicas y, ante cualquier manifestación adversa, acudir a un centro médico. Es importante que, como con todos los productos, no se abuse de ellos, ya que puede provocar la caída del cabello, entre otros trastornos.