En España hay alrededor de tres millones y medio de autónomos. Esta es una cifra más que significativa, porque existe una tendencia que revela que cada vez son más los emprendedores que deciden apostar por crear su propio negocio.

Ser autónomo, conlleva asumir una serie de gastos por parte del empresario que obviamente no tendría como trabajador por cuenta ajena, ya que estos casos es la empresa la que se encarga de costearlos. Algunos de estos costes son, por ejemplo, las cuotas de la seguridad social, la línea de teléfono de la empresa o los seguros médicos, que es el tema que aquí no atañe.

Contratar un seguro de salud privado no sólo es ventajoso para el que lo posee por la cobertura de servicios que se le presta, sino que, en el caso de los autónomos, supone un importante ahorro fiscal como gasto deducible en el IRPF.

Cómo es el seguro médico para autónomos

Los seguros de salud para autónomos son prácticamente iguales que los de particulares. La diferencia radica en que algunas compañías suelen incluir garantías específicas para los trabajadores por cuenta propia.

Esto se debe a que tratan de ofertar ciertas coberturas específicas que les garanticen protección frente a algunas situaciones que un particular no precisa.

Para un trabajador autónomo la agilidad y la rapidez ante una posible baja por enfermad es fundamental y aunque contamos con uno de los mejores sistemas de Salud Pública de España del mundo, en algunas ocasiones las listas de espera pueden llegar a ser de meses. Por este motivo tener un seguro de salud es la opción más elegida por los usuarios de los mismos.

Los seguros de salud de El Corte Inglés ofrecen una asistencia médica privada de calidad. Entre sus coberturas se incluyen:

  • Asistencia primaria y urgencias
  • Especialidades médicas y quirúrgicas
  • Urgencias en el extranjero
  • Hospitalización en habitación individual con cama para acompañante
  • Posibilidad de reembolso con diferentes límites, si acudes a servicios médicos ajenos al cuadro médico de la compañía
  • Segunda opinión médica
  • Con o sin copagos

Ventajas fiscales

Como hemos comentado, el seguro de salud es un gasto deducible para los trabajadores autónomos. De hecho, así lo establece la ley, que dice que este será aplicable tanto a la cuota del asegurado como la de su cónyuge, además de los hijos menores de 25 años que convivan en el mismo domicilio.

Esta deducción se aplica sobre la base imponible de este impuesto, es decir, que se le descontará del total de los ingresos del autónomo. Supone un ahorro fiscal que puede llegar a alcanzar hasta 30% para el trabajador por cuenta ajena.

Dicho dato viene reflejado en el artículo 30.2.5ª de la Ley 35/2006 del IRPF, que lo recoge, en el cual también se establece que el límite anual será de 500 euros o 1.500 € en el caso de tratarse de personas con discapacidad.

Clases de seguros de salud para autónomos

Los que se engloban todos en el mismo ramo de Enfermedad, se clasifican principalmente según la prestación:

  • Seguro de Enfermedad: garantiza el pago de un importe monetario determinado para sufragar los costes de la enfermedad de la persona asegurada. Es un seguro de carácter indemnizatorio que puede ser a tanto alzado o de reembolso de gastos de asistencia sanitaria.
  • Seguro de Asistencia Sanitaria: garantiza la realización de la asistencia médica y hospitalaria necesaria para el tratamiento y curación de la enfermedad. Es un seguro de prestación de servicios.