La mejor opción para no engordar demasiado esta Navidad es tratar de cuidarse entre semana y, tras la llegada de los Reyes Magos, seguir una dieta détox que no dure más de 21 días. 

Esto mismo nos puede servir también tras pasar épocas de muchos excesos como las vacaciones de verano o Semana Santa. Durante los periodos de vacaciones, cambiamos nuestra rutina alimenticia por otra más sabrosa pero, casi seguro, menos saludable.  
Con el paso de los días el cuerpo lo nota y, por ello, acabamos engordando un pelín.  Luchar contra esto no es difícil. Podemos hacerlo de dos formas. Por ejemplo, en navidad, podemos fijarnos 4 días entre fiesta y fiesta para comer únicamente verduras y alimentos sin grasa y, por supuesto, no ingerir nada de alcohol. 
Una vez acaben las vacaciones, necesitaremos unos días para limpiar y recuperar nuestro organismo. ¿Qué hábitos podemos llevar a cabo durante 21 días? 
  • Tomar un vaso de agua tibia con limón exprimido cada mañana en ayunas es un paso casi obligatorio. Trata de no ingerir nada hasta pasada media hora para que tu aparato digestivo se limpie. Una vez a la semana, intenta hacerlo con una cucharadita de bicarbonato en lugar de limón.
  • Llevar a cabo cenas ligeras 3 horas antes de ir a dormir, incluye un yogurt griego al día.
  • Camina al menos media hora al día para que la circulación se active y se elimine grasa.
  • Trata de no ingerir alimentos como pan, lácteos y pasta y, si lo haces, que sea integral y acompañado de verduras.
  • Incorpora semillas y alimentos como quinoa a tu dieta
  • Realiza 5 comidas de menor cantidad. Aunque no lo creas, el organismo adelgaza cuando está trabajando. La fruta y los frutos secos son perfectos para media mañana y media tarde.
Lo ideal es no tener la sensación de hambre durante todo el día. Cuando tenemos hambre excesiva, al final comemos mal, porque intentamos saciarnos con “lo primero” que vemos (que no suele ser fruta o verdura…). Cuidar tu salud y tu peso también es sencillo, todo es cuestión de llevar hábitos saludables y compensar los excesos.