Un 5% de la población adulta padece asma y se calcula que un 10% de los niños y jóvenes también sufren esta enfermedad.

Los síntomas del asma son muy molestos, ya que los pacientes sufren ataques de asfixia, se encuentran con problemas para respirar y en muchos casos aparecen pitidos al intentarlo, así como tos.

Los síntomas de un ataque de asma fuerte pueden desencadenar en situaciones graves para la salud de los pacientes.

Para proteger la salud de todos los afectados, un equipo de investigadores pertenecientes a la Universidad de Leicester, en Reino Unido, están tratando de desarrollar un nuevo medicamento destinado a reducir los síntomas del asma, sobre todo en los pacientes más graves.

El medicamento investigado por este equipo mencionado, se ha denominado Fevipiprant y puede suponer, según los expertos, todo un avance en el futuro tratamiento de los pacientes más graves de asma. No surgía una novedad en este campo desde hacía 20 años, por lo que se abre una esperanza para reducir la muerte por ataques graves de asma.

61 personas han participado en la investigación de este nuevo fármaco. Los resultados, que han sido publicados en ‘Lancet Respiratory Medicine’ son alentadores, ya que el nuevo fármaco logró disminuir los síntomas del asma en las personas que lo probaron. Además, Fevipiprant mejoró el estado de las vías respiratorias afectadas y redujo su inflamación. Es decir, se logró proteger la salud de todos estos pacientes.

Un grupo de pacientes tomó 225 miligramos de Fevipiprant dos veces cada día durante tres meses, mientras que a otro grupo de pacientes se le suministró placebo. La diferencia entre unos y otros fue notable.

El medicamento logró reducir los síntomas del asma y proteger la salud de sus molestos síntomas, tanto en los pacientes que presentaban un asma más moderada, como en los que presentaban un tipo de asma más grave. La inflamación de las vías respiratorias se redujo en todos ellos.

Christopher Brightling, el principal impulsor de esta investigación, está convencido de que este nuevo medicamento no sólo reducirá los síntomas del asma y mejorará la calidad de vida de los pacientes afectados, sino que además ayudará a prevenir los ataques y supondrá un ahorro en el gasto sanitario, ya que se reducirán, sin duda, los ingresos hospitalarios derivados  de esta enfermedad.

El futuro de los pacientes de asma, con todo lo expuesto, podría mejorar considerablemente. Es posible que este medicamento suponga un gran paso para sobrellevar su enfermedad, con la aparición de Fevipiprant.