¿Cómo reparar la aspiradora?

El aspirador es parte fundamental de nuestro día de limpieza en casa, y que se estopee es un contratiempo importante. ¿Compensa repararlo? PAE

En este artículo podrás informarte acerca de

Antes de responder a esta cuestión tan genérica, vamos a poner un poco en contexto qué es una aspiradora, qué tipos de aspiradoras existen, cuáles son los motivos por los que suelen estropearse y por último algunos consejos para evitarlo.

¿Qué es una aspiradora?

Una aspiradora es un pequeño electrodoméstico que atrapa partículas de polvo y suciedad en su interior (generalmente en una bolsa o depósito) gracias a una bomba de succión de aire. Este electrodoméstico suele emplearse para la limpieza de los suelos, existiendo también distintos acoples que nos ayudarán a aspirar en diversas superficies. 

Fue inventada a principios del siglo XX, más concretamente en 1901 por Hubert Cecil Booth (el ingeniero inglés que la patentó). Antes de su invención, la gente solo podía usar escobas o cepillos para alfombras para realizar la limpieza de los suelos, y con el paso de los años, las aspiradoras han evolucionado a la par que la tecnología, existiendo distintos tipos de ellas con funciones específicas.

¿Qué tipo de aspiradoras existen?

Se pueden clasificar de varias maneras: según su forma (trineo, de escoba, de mano y robots aspiradores), según su alimentación eléctrica (con cable o a batería) y según su manera de recoger la suciedad (con bolsa o sin bolsa).

  • Aspiradoras de tipo trineo: suelen ser las más comunes en las casas. Se componen de un cuerpo rígido al que está acoplado un tubo que llega hasta la boquilla de aspiración, y generalmente llevan un cable extraíble para conectarse a la red eléctrica. Suelen pesar entre cinco y siete kilos, y llevan unas ruedas de plástico o de goma para tirar de ellas. Pueden tener una bolsa de papel desechable o disponer de un depósito extraíble donde se acumulará la suciedad. Todas llevan un filtro para las partículas más pequeñas, siendo los filtros HEPA los de mayor calidad.
    • Pros: aspiran con mucho poder de succión sobre todo tipo de superficies, llevan filtros de gran calidad que vienen bien a personas con asma o alergias, tienen un precio de mercado competitivo (bastante económicos) y se puede seleccionar la potencia de aspirado.
    • Contras: suelen resultar bastante pesadas, hacen mucho ruido y sueltan polvo en el ambiente al vaciar el depósito o la bolsa.
  • Aspiradoras de tipo escoba (o verticales): son aspiradoras ligeras que se pueden usar con una sola mano. Existen modelos con cable y otros con batería recargable. Los modelos a batería pueden descargarse con rapidez y tardar bastante en recargarse, viéndose así limitado su uso. Estos modelos tipo escoba suelen llevar depósitos en vez de bolsa para acumular los residuos (el tamaño del depósito o la bolsa será inferior al de las aspiradoras de tipo trineo). 
    • Pros: su ligereza, manejabilidad y tamaño, ya que harán muy cómodo su uso y almacenamiento. Y otro elemento favorable es que hacen muy poco ruido comparados con las aspiradoras de tipo trineo.
    • Contras: en el caso de las aspiradoras tipo escoba que funcionan con una batería recargable, el problema está en la autonomía, lo que hará que de vez en cuando no podamos realizar la limpieza por completo y tengamos que esperar a que se cargue de nuevo. Suelen tener menos potencia de aspirado que las de tipo trineo, por lo que en determinadas superficies no realizarán del todo bien la limpieza. El depósito o la bolsa donde se almacena el polvo suele tener un tamaño reducido, por lo que habrá que vaciarlo y limpiarlo con mayor frecuencia. 
  • Las aspiradoras de mano: suelen usarse como aspirador complementario para limpiar en los lugares menos accesibles de la casa. Normalmente son de depósito y no de bolsa, y de batería en vez de cable. Mucha gente los compra también para limpiar el coche, existiendo también modelos específicos para este uso y muchos otros, como por ejemplo la eliminación de ácaros en un colchón, o específicos para la aspiración de líquidos.
  • Los robots aspiradores automáticos: estos aspiradores son de los más demandados hoy en día. Son los tecnológicamente más avanzados, ya que pueden mapear la casa y generar rutas de limpieza eficientes. Muchos se manejan desde una app específica en el teléfono móvil, lo que nos permite poner a aspirar al robot mientras estamos fuera de casa, y al llegar encontrarla en perfectas condiciones. Estos robots funcionan con una batería recargable, que, cuando se está agotando, vuelven automáticamente a la estación de carga. Las esquinas y los obstáculos son su punto flaco, ya que, en aquellos lugares de acceso más difícil, muchas veces el robot no podrá sortear los obstáculos y no limpiará esa zona correctamente.
  • Las aspiradoras de vapor: son también conocidas como “vaporettas” y combinan vapor de agua con aspiración y suelen usarse para limpiar alfombras u otros textiles. Realizan una limpieza en profundidad del tejido y aspiran el agua con la suciedad en un depósito. 

Los motivos más comunes por los que se puede estropear una aspiradora son un mal uso de ella (leer siempre las instrucciones del producto antes de usarlo), la pérdida de aspiración (generalmente porque está lleno el depósito o por que se necesita realizar una limpieza de filtros), el sobrecalentamiento de la aspiradora (generalmente motivado por un uso demasiado prolongado del aspirador) y la falta de conexión de la batería (si una aspiradora que funciona con batería sufre algún golpe fuerte, la conexión entre la batería y el motor puede fallar).

La mejor manera de reparar la aspiradora es llevándola a un servicio técnico, ya que los profesionales dedicados a ello garantizarán una reparación duradera e incluso una solución definitiva a nuestra avería. Conseguir que nos la reparen, repongan por otra similar o incluso que nos indemnicen para poder adquirir otra es posible al comprar nuestra aspiradora nueva en centros de El Corte Inglés o Hipercor, contratando en el momento de la compra un seguro específico para nuestro producto.

En el caso concreto de las aspiradoras, esta solución será el Superseguro Pequeño Electrodoméstico El Corte Inglés. Este seguro gratuito durante los tres primeros meses es una opción más que recomendable ya que las aspiradoras son objetos esenciales en nuestra vivienda y garantizar su reparación o reposición nos vendrá muy bien en caso de la rotura o fallo de nuestra máquina. Este Superseguro podrá realizarse en aspiradoras nuevas a partir de un PVP (Previo de Venta al Público) mínimo de al menos 300 euros. 

En El Corte Inglés Seguros podrás consultar con nuestros asesores todos los detalles, resolviendo así cualquier duda que puedas tener sobre las condiciones  y el alcance del seguro.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS