¿Cuáles son los pequeños electrodomésticos? Descubre cómo asegurarlos

Los pequeños electrodomésticos hacen nuestra vida más fácil y algunos ponen a nuestro alcance funciones que antes teníamos que hacernos fuera de casa... PAE

Dentro del mundo de los electrodomésticos, hay cada día más y más aparatos nuevos. Dispositivos que aparecen para hacernos la vida más fácil, las tareas más cómodas, y algunos, la verdad, que compramos con mucha ilusión y usamos muy pocas veces. Eso sí, el día que lo utilizamos, nos alegramos una barbaridad de tenerlo.

La mayoría de pequeños electrodomésticos se utilizan generalmente en la cocina. En aquellos de uso diario o semanal, conviene invertir un poco más de dinero, porque seguramente su durabilidad será mayor. En cambio, en esos otros de uso eventual, podemos probar a comprarnos un aparato de un precio básico y si vemos que le damos más uso del esperado y que estamos contentos, cambiarlo por uno de mayores prestaciones. 

Quién nos iba a decir, cuando nuestras abuelas estrenaban casi con miedo aquellas primeras ollas express, que nosotros íbamos a poder dejar la comida en crudo dentro de un aparato que se pondría en marcha automáticamente a la hora programada, para que cuando llegásemos a casa tuviéramos la comida lista…  y es que ya dijo Henry Ford aquello de que poner la tecnología al alcance de todo el mundo, es el verdadero progreso. En los años en que este pionero del mundo del motor vivía, la tecnología estaba al alcance de unos pocos, pero afortunadamente, lo que ha hecho el progreso es poner en manos de prácticamente todo el mundo estos aparatos que se perfeccionan año tras año. 

Su funcionalidad es muy importante, la verdadera razón de su existencia, pero se valora mucho el diseño y determinados objetos de algunas marcas son auténticos objetos de deseo.

Algunos pequeños electrodomésticos son indispensables para la vida que llevamos hoy y cuando de pronto no los tenemos, porque están rotos o averiados, se nos complica el día de una manera que ni nos podíamos imaginar: tienes niños pequeños, vas a pasar el puré… y la batidora ha muerto. O se te han acabado las galletas, cereales... y lo único que tienes en casa para desayunar es media barra de pan del día anterior. Te dispones a tostarlo… y el tostador no va. 

Solo hemos hablado de dos de estos aparatos, y ya se te ha chafado el día.

¿Podemos asegurar nuestros pequeños electrodomésticos?

Pues sí: planchas, batidoras, tostadores, depiladoras, afeitadoras eléctricas, robots de cocina, robots aspiradores, planchas para el pelo… hay infinidad de aparatos que podemos asegurar cuando los compramos en El Corte Inglés e Hipercor. Siempre que su precio unitario de venta supere los 300 euros, podrás contratar el único seguro en nuestro país que te ofrece los tres primeros meses gratuitos. Con amplias coberturas desde el primer minuto de su contratación, estas permanecen inalterables hasta llegar a los tres años desde que compras tu electrodoméstico. Esto hace que una vez que finaliza el plazo gratuito, comenzarás a abonar la prima de tu seguro, que se extenderá durante dos años y nueve meses más

Para contratarlo, es imprescindible que lo hayas comprado en las tiendas de El Corte Inglés o Hipercor, y podrás asegurarlo desde el mismo momento de la compra. Si has decidido pedirlo online, puedes asegurarlo desde que el producto llega a tu casa. 

En nuestra web tienes botones disponibles tanto para llamar a nuestros asesores en el momento que lo desees, como para que te llamemos desde aquí cuando tú lo solicites.

Para contártelo de manera rápida, podemos decirte que cubre los daños materiales que se hayan producido a consecuencia de hechos accidentales que sucedan de manera imprevista y repentina, o las averías internas eléctricas, electrónicas o mecánicas, siempre que no se trate de hechos expresamente excluidos de cobertura. 

Además, si así lo deseas, recogerán para su reparación y te entregarán una vez terminado el trabajo, tu aparato en tu propio domicilio.

Algunos pequeños electrodomésticos de nuestro día a día

Batidora amasadora: estas batidoras tienen, en muchas ocasiones, un claro aire retro o industrial que encanta al gran público. Tienen mucho uso si eres de los que han aprendido a hacer pan durante el confinamiento y ahora te has acostumbrado a comer ese sabroso pan que sabe incluso mejor porque está hecho por ti. Masas de pizza, galletas, brownies… puedes usarlo para un montón de funciones, pero si no eres un súper panadero, quizás puedas apañarte con una batidora de brazo o de vaso para otros cometidos y amasar a mano si un día quieres darte el gustazo de hacerte tu propio pan. Si tu cocina es pequeña, puede ser otra razón para invertir ese dinero en algún otro utensilio al que des más uso. 

Batidora de brazo: es muy necesaria, muy útil y ocupa muy poco espacio. Con ella puedes sustituir (salvando las distancias) a una licuadora, por ejemplo. La puedes usar para hacer batidos, smoothies, masa para crepes o tortitas… y como dependiendo del modelo llevan más o menos accesorios, también podrás picar hielo, triturar carne, moler frutos secos, montar claras de huevo…  Casi todos sus componentes, excepto el motor, pueden lavarse en lavavajillas, así que no puede ser más cómoda.

Tostador: con unas funcionalidades básicas, tostará nuestro pan, pero también puede recalentar, mantener caliente o incluso descongelar pan o bollería.

Exprimidor: otro gran aliado de nuestras mañanas. Su función principal es hacer los zumos de frutas, generalmente cítricos, y sus diferencias radican sobre todo en el almacenaje de sus depósitos.

Cafetera: para muchos, el alma de su cocina. El olor a café recién hecho es uno de los aromas que más levantan el ánimo por las mañanas. Las hay de muchísimos tipos: italianas, de émbolo, de filtro… aunque en los últimos años las cafeteras de cápsulas están ganando la partida por la comodidad que supone no tener que cambiar filtros o vaciar el depósito de café, y ya para los más sibaritas, las cafeteras con molinillo o calentador/aireador de leche incorporados son lo más de lo más.

Si salimos de la cocina, nos encontramos con planchas, aspiradores, planchas para el pelo, secadores de mano, rizadores, depiladoras, afeitadoras tradicionales o corporales… todo un mundo de aparatos que podemos asegurar para que nos den el máximo durante su vida útil y estemos a salvo de muchos contratiempos. Habla con nuestros asesores que te darán toda la información y te asesorarán para que tengas el mejor servicio a disposición de tu pequeño electrodoméstico.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS